El relator de las Naciones Unidas Baskut Tuncak aseguró que Grupo México tiene “derecho a la impunidad” por su falta de compromiso en la reparación de daños a las comunidades afectadas por el desastre en el Río Sonora.

Durante su participación en el foro Industrias Extractivas y Derechos Humanos, Tuncak aseguró que los 24,000 habitantes afectados por el desastre ocurrido en agosto del 2014, “no han tenido acceso a una fuente de agua confiable, y desde hace cuatro años no han accedido al hospital o la clínica que también se les prometió y se encuentra a medio construir”.

En agosto del 2014, la filial de Grupo México, Buenavista del Cobre derramó 40 millones de metros cúbicos de sulfato de cobre y metales pesados en los ríos Sonora y Bacanuchi, que afectaron a unos 24,000 habitantes. 

Además, dijo, que la exposición a sustancias tóxicas debe de considerarse como un caso de violencia, debido a que “causan un daño increíble, y lo que es particularmente peligroso no es el hecho de que causen cáncer y otras enfermedades, si no que las víctimas no tienen acceso a ningún remedio efectivo luego de que ocurre la exposición; y hay una grave injusticia en ello”.

El relator de las Naciones Unidas consideró que las acciones que ha emprendido Grupo México para resarcir el daño son insuficientes, porque es “una compañía que literalmente mueve montañas en unas cuantas semanas, y no puede construir unas cuantas instalaciones de tratamiento de agua o terminar de construir un hospital que se comprometieron a hacer”, por lo que es “ un ejemplo descardo y flagrante de que tienen derecho a la impunidad”.

Tuncak hizo hincapié en que el Estado debe de garantizar el acceso a la información en cuanto a los proyectos industriales y sus posibles impactos en el medio ambiente.

abr