Guadalajara, Jal. Además del centro de mantenimiento, reparación y revisión mayor (MRO, por sus sigla en inglés) de Aeroméxico y Delta Airlines, que será trasladado a Querétaro, otras inversiones para el Aeropuerto Internacional de Guadalajara también están en riesgo debido a la falta de seguridad jurídica de la tenencia de la tierra en la zona federal de la terminal aérea , reconoció el director de Relaciones con Inversionistas del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), Miguel Aliaga Gargollo.

Urgimos a las autoridades a que se resuelva este conflicto, esta querella, esta diferencia, lo más pronto posible, porque tiende a seguir afectando en esta puerta de entrada que es el aeropuerto , comentó el vocero del grupo que administra la terminal aérea.

PREOCUPAN EMPLEOS

Tras la decisión de la recién conformada relación Aeroméxico-Delta de ubicar el mencionado proyecto en el Aeropuerto Intercontinental de Querétaro por el litigio no resuelto con el Ejido El Zapote, el gobierno de Jalisco también manifestó su preocupación por la repercusión que traerá consigo en una fuerza laboral altamente calificada la no permanencia del hub de mantenimiento.

El secretario de Promoción Económica (Seproe) de la entidad, Jaime Martínez Flores, calificó el hecho como un descalabro para Jalisco , toda vez que se perdió una inversión de 40 millones de dólares y un proyecto que significaba la generación de 1,500 empleos para el estado.

El gran perdedor es Jalisco. Es muy lamentable que Aeroméxico se vaya a Querétaro; somos terceros afectados en la impartición de justicia; no es posible que desde 1975 haya un decreto expropiatorio y a la fecha no se haya resuelto , sostuvo el titular de la Seproe.

Por su parte, la Iniciativa Privada (IP), representada por Luis Aguirre Lang, presidente del Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, exigió al gobierno federal, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, una solución inmediata al conflicto legal con los ejidatarios, luego de advertir que la incertidumbre jurídica afecta la atracción de inversiones y la consecuente generación de empleo.

La plaza pierde un gran jugador con la reubicación del MRO de Aeroméxico, lamentó asimismo Luis Valtierra, vicepresidente del sector aeroespacial de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) de Occidente.

El responsable de la promoción y seguimiento de los proyectos del sector aeroespacial en la entidad coincidió en que la incertidumbre legal de la tierra frena la inversión .

Gobierno e IP coincidieron en que, con el objetivo de amortiguar el impacto que significará la no instalación del centro de mantenimiento mayor de Aeroméxico en la capital jalisciense, seguirán trabajando para lograr que otras líneas aéreas traigan a Guadalajara sus centros de operaciones y bases de mantenimiento.

PROYECTOS SIN ATERRIZAR

Aunque ninguno de los actores mencionó qué otra inversión específica está en riesgo de huir, enfatizaron que el principal peligro es la señal que se envía a los inversionistas por la falta de certeza jurídica, pues la intención es buscar que otras aerolíneas traigan a Jalisco sus centros de operaciones y mantenimiento.

No obstante, otros proyectos como el crecimiento de la infraestructura logística a través de la ampliación de la aduana concesionada a la empresa WTC Confianza también se han visto afectados con el conflicto legal por la posesión de las tierras, luego que el Ejido El Zapote logró, a principios de este año, la clausura de las obras tras la obtención de sendos amparos.

La construcción de la segunda pista en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara también es un proyecto en riesgo a decir de los ejidatarios, quienes aseguran que las proyecciones para construir una nueva vía para el despegue y aterrizaje de aviones sí está en la superficie en conflicto, pese a que el GAP ha descartado esta situación tras reiterar que la pista se construirá en el 2017, conforme a los planes quinquenales de inversión que tiene el grupo operador.

promo@eleconomista.com.mx