Al contar con la denominación Abarth podemos estar seguros de que la diversión está garantizada. Esta división, que tiene su origen en un entusiasta como Carlo Abarth, es la responsable de preparar lo vehículos deportivos de Fiat. Notarás que todos los logotipos y en el interior responden a la imagen de un alacrán. De igual forma un kit estético conformado por rines de 17” con el tono Hyper Black, faldones laterales, splitter delantero y deflector trasero con doble salida de escape.

Aire italiano

La ambientación responde a la de un deportivo compacto sin perder el estilo general del Fiat 500. Costuras en color rojo, asientos deportivos con cabeceras integradas tipo baquet, vestiduras bitono así como un indicador especial de la presión de soplado del turbocompresor redondean la atmósfera de un exponente con un auténtico pasado deportivo.

Como parte del equipamiento, está una pantalla de 5” táctil con el sistema Radio Connect, una pantalla TFT de 7” en el clúster de instrumentos, sistema de audio beats con seis bocinas y subwoofer, así como quemacocos eléctrico.

Los asientos tienen un nivel de sujeción como si se tratara de un auto de competición; además de ser muy cómodos y tener una superficie de contacto ideal para la espalda, no permiten deslizamientos laterales.

Al máximo

Bajo el cofre descansa el mismo motor 4 cilindros, pero con sus necesarias adecuaciones. El MultiAir recurre en primer lugar a la aspiración turbo para generar 160 caballos de potencia y un par motor de 170 lb–pie. La transmisión manual de cinco cambios da preferencia al arranque gracias a relaciones muy cortas en las primeras tres marchas; a ello hay que agregar que la palanca está colocada muy cerca del volante detalle que facilita la conducción deportiva.

La electrónica da lugar al programa Sport, el cual se activa mediante un botón, recorta el tiempo de reacción del acelerador; la dirección requiere menor ángulo de giro mientras que el escape acrecenta el sonido y el tono, lo que potencia la experiencia al volante.

La puesta a punto de la suspensión es por completo de alto desempeño, por eso desgraciadamente en calles tan dañadas como las de la Ciudad de México circular puede resultar algo molesto.

Conclusión

Las vivencias abordo del Fiat 500 Abarth están pensadas para quien tiene en la mira un auto de alto desempeño con las consideraciones que ello implica. Sí, en caminos accidentados puede cansar, pero una vez que se desenvuelve en su ambiente (autopista, circuito, etcétera), dejará ver todo el poder y buen comportamiento de su concepto.

Ficha técnica: Fiat 500 Abarth

  • Motor: 4 cil, 1.4 l, Turbo
  • Potencia: 160 hp
  • Torque: 170 lb-pie
  • Transmisión: Man 5 velocidades

[email protected]