Falabella concretó su salida de Argentina y cerró su plataforma de e-commerce, el último canal de ventas que conservaba en Argentina. Lo que parecía ser un error de sistema se convirtió en una decisión definitiva. En las redes sociales, a comienzos de esta semana, los usuarios reportaron que existían problemas para acceder a la plataforma de comercio electrónico de la marca.

Finalmente, el grupo chileno notificó la situación en su sitio web. Informó que, desde este lunes 31 de mayo, ya no es posible comprar online a través de la página de Falabella en la Argentina. "Estimados clientes. A partir del lunes 31/05/2021, Falabella.com.ar ya no se encuentra disponible para realizar compras", publicó.

También, dejó un mensaje último: "Nos despedimos agradeciendo a todos nuestros clientes, proveedores, colaboradores y comunidades que nos han elegido y apoyado durante todos estos años".

En abril pasado, la empresa, que desembarcó en el país en 1993, anunció el cierre de las últimas sucursales que quedaban en el territorio nacional y comunicó que solo mantendría la venta digital. Pero, ahora, tampoco se podrán conseguir sus productos de forma directa en la Argentina. Consultada al respecto, la compañía prefirió no hacer declaraciones.

Durante el verano, bajaron las persianas las locaciones de Mendoza, Córdoba y San Juan. Le siguieron los locales ubicados en la calle Florida (en el establecimiento 202 de la peatonal porteña), el shopping Unicenter y Rosario (Santa Fe), con su consecuente liquidación. Antes de que empezaran a regir las restricciones con la vuelta a la fase 1, la gente hizo largas colas para llevarse las prendas que quedaban. Así, frustrada la búsqueda de un "socio estratégico" que continúe al frente de las tiendas departamentales que quedaron en pie, Falabella emprende su retirada. También, busca achicar la estructura de su tarjeta CMR. Después de que se congelara la negociación con el banco Supervielle para cederle su pata financiera, Falabella ofrece darse de baja de la suscripción a la tarjeta.

La presencia del holding trasandino en el país se reducirá a su negocio de mejoramiento del hogar y materiales de construcción, a través de su cadena Sodimac. Como publicó El Cronista semanas atrás, decidió quitarle el cartel de venta a esta firma.

El año pasado, cuando inició un proceso de desinversión en el país, la compañía intentó buscarle un comprador, al igual que lo hizo con su marca insignia de venta de indumentaria y accesorios. Sin embargo, después de cinco meses de múltiples cambios en los términos y condiciones de la negociación, a fines de marzo, los dueños de Falabella decidieron conservar solo Sodimac.