El presidente Andrés Manuel López Obrador desmintió las cifras de Pemex, las cuales revelaron que la producción de crudo disminuyó 10.1% en mayo en comparación con mismo mes del 2018, para ubicarse en 1.663 millones de barriles diarios.

“Estoy tranquilo, porque se detuvo la caída en la producción. Hoy viene una información de que no es así, que van dos meses que sigue cayendo la producción. Yo tengo otra información y está estabilizada. Es cosa hasta de poner una gráfica para contestarles a los expertos de cómo venía cayendo la producción de manera peligrosa, todo lo que no vieron ni las calificadoras, del derrumbe en la producción de Pemex, de todo el daño que le causaron a Pemex, de cómo apostaron a destruir a Pemex, cómo venía cayendo.

“Si no hubiésemos intervenido estaríamos, de acuerdo con la tendencia, con una producción de 1 millón 300,000 o 1 millón 400,000 barriles diarios y tenemos 1 millón 670,000 barriles; puede ser que de un mes a otro haya bajado 20,000 barriles, pero no es la caída que se estaba dando, lo que pasa que les cuesta trabajo reconocer que están saliendo bien las cosas”, afirmó el mandatario.

En Palacio Nacional, López Obrador afirmó que su gobierno no sólo detuvo la caída de la producción petrolera, sino que además propició que Pemex tuviera utilidades.

“Y no sólo se detuvo, se estabilizó la caída, sino que hay utilidades. Ya se está reestructurando la deuda de Pemex, estaban ahí como zopilotes, con todo respeto a los zopilotes, esperando cómo acabar con las finanzas de Pemex”, dijo.

El primer mandatario destacó que el 13 de mayo, Pemex firmó un acuerdo con cuatro instituciones bancarias para ampliar a 8,000 millones de dólares un fondo revolvente para la empresa productiva del Estado. El acuerdo fue con los CEOs de HSBC, Nuno Matos de Macedo; Felipe García-Moreno, de J.P. Morgan México, y Gerald A Rizzieri, de Mizuho Securities.

“Afortunadamente bancos extranjeros, que tienen muy buena información, aquí vinieron y ampliaron créditos, bajaron tasas de interés, y eso mismo están haciendo otros bancos para reestructurar la deuda que heredamos en Pemex. Entonces, vamos bien”, aseguró.

Según el último reporte de estadísticas de Pemex, la extracción de crudo pesado en mayo fue de 1.082 millones de barriles por día, con un ligero incremento anual de 0.27%; la producción de crudo ligero se ubicó en 443,000 barriles diarios, con una baja anual de 21.4%, y mensual de 6.9%, además de que la extracción de petróleo superligero fue de 139,000 barriles por día, con la mayor caída anual de 33%, y una reducción mensual de 2.1 por ciento.

Cuestionado sobre si no le preocupan las cifras ofrecidas por Pemex, el presidente López Obrador respondió: “no, porque tengo el dato diario de producción. Ese dato es creo que de mayo, ya estamos terminando junio y les voy a mostrar toda la serie mañana (hoy miércoles)”.

Finalmente, el Ejecutivo federal indicó que Pemex está haciendo una “limpia” de aquellos contratos que no le son benéficos. “Sí, estamos incluso revisando contratos de empresas que se tienen en España, con astilleros españoles, en donde no había un trato justo para Pemex, todo eso se está revisando, y les vamos a informar”, comentó.

[email protected]