La aplicación de la Norma Oficial Mexicana 051 (NOM 051) de etiquetado es más severa para las marcas que operan en el país, en comparación con otras naciones como Chile y Perú, pues las nuevas disposiciones hacen los insumos menos atractivos al consumidor, afirmó Kantar México.

Adrián Ávalos, gerente de estudios especiales de la división Worldpanel de Kantar México, aseguró que la nueva norma sobre etiquetado en alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas es “más incisiva”, si se compara con la que se ha aplicado en diversos países de América Latina.

“Vemos un ligero cambio que es más ambicioso en México, es un poco más amplio. Para Chile teníamos cuatro grandes sellos, lo que México hace es abrir el sello de las grasas: trans y saturadas y, por otro lado, incluye otro tipo de ingredientes que son los edulcorantes, ya sean artificiales y naturales y la cafeína, es un poco más incisivo”, detalló en entrevista.

El especialista puntualizó que, con base en la experiencia internacional, el uso de una palabra como “exceso” en vez de “alto” para el etiquetado de los productos puede dar una connotación más dura para el consumidor.

“En otros países hay una especie de semáforo en donde se ponía en verde si era bajo en algún ingrediente y en rojo si excedía, sí se ve un impacto menor porque los consumidores veían si traía colores amigables. En México, todos los insumos van a decir exceso en cuando para Chile es alto en, y puede ser una palabra más dura”, externó

El pasado fin de semana, por medio del Diario Oficial de la Federación, la Secretaría de Economía hizo oficial el dictamen por el que la NOM 051 entró en rigor, en el que se especifica que se podrán observar unos sellos octagonales de advertencia por exceso de grasas saturadas, trans, azúcares, sodio y calorías. Dichas medidas iniciarán el 1 de octubre del presente año.

De acuerdo con lo establecido por la autoridad, los productos deberán contener cinco sellos que alerten a los consumidores sobre los determinados “excesos” que tendrán en caso de comprar los productos.

Ávalos explicó que, en su comparación regional, el etiquetado solamente contiene cuatro “grandes sellos”, motivo por el que el nuevo etiquetado tiene un impacto más fuerte en las marcas mexicanas.

El especialista de la firma de investigación de mercados añadió que el hecho de que el nuevo etiquetado en México también contenga una leyenda en donde se pide evitar el consumo en niños o se ponga que no es recomendable para menores de edad hace más crítica la situación para las marcas mexicanas.

estephanie.suarez@eleconomista.mx