La red mayorista de servicios móviles, conocida como la Red Compartida y primera de su tipo en México, ha sufrido un nuevo cambio en su calendario administrativo; el tercero en lo que va del 2016. Proyectos de este corte son necesarios para ampliar la cobertura de servicios como telefonía e internet de alta velocidad en el país, también para generar infraestructura de redes más avanzadas y porque su existencia presionará los precios a la baja, mejorando además la calidad de las ofertas que finalmente reciba el consumidor.

Pero lo complejo de su configuración técnica, externalidades como el Brexit, la incertidumbre financiera y el fenómeno Donald Trump que disparan el tipo de cambio, además de que la SCT se ha mostrado inflexible para mover también el calendario de su ejecución ha provocado que los inversionistas comiencen a tener dudas.

NOTICIA: ¿Qué preguntaron a la SCT los interesados en la Red Compartida?

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes confirmó el viernes los rumores que apuntaban a un nuevo aplazamiento de 50 días más para conocer al consorcio ganador del contrato de 7,000 millones de dólares para construir la red compartida y esta mañana la dependencia aseguró que la nueva modificación será la última, pues es el tiempo que los interesados solicitaron para conformar sus propuestas de participación.

De esta manera el nuevo calendario indica que el 12 de septiembre será la fecha límite para que los interesados se acerquen al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para que logren conseguir del regulador el visto de bueno de que su participación no merma la competencia. Un mes después, el 20 de octubre, los participantes presentarán sus propuestas para construir la red; a los siguientes días, el 4 de noviembre, las ofertas serán evaluadas por el Estado y el 17 de noviembre, la Secretaría de Comunicaciones anunciará al ganador del concurso.

undefined

De cumplirse las nuevas fechas establecidas por la SCT, el proyecto de la red compartida comenzará su construcción dos años después, a más tardar el 27 de enero del 2017, de lo originalmente establecido por el Constituyente: el último día del 2014. En tanto, el consorcio ganador tendrá 50 días menos para echar a andar la nueva red y tendrá, dijeron especialistas, la presión de tenerla lista en un primer tramo antes de que concluya la presente administración, en 2018.

A nivel internacional sí hay interés por invertir en esta red en México, por dos factores: porque hay deficiencia de infraestructura aquí y porque hay empresas que por regulaciones o por oportunidades económicas no están entrando a otros países , platica Alejandro Mayagoitia, especialista en redes de telecomunicación y presidente de la Ansitel. Y aunque este proyecto estuvo mal concebido desde el principio, ya está hecho y existe la posibilidad de sacarlo para el inversionista y para el bien del país en conectividad. Si bien no fue la mejor de las ideas y al comportamiento (de la SCT) puede llegar a ser favorable .

NOTICIA: La nueva Axtel, ¿bateador emergente por la Red Compartida?

El proyecto de la red compartida ya sufrido una serie de ajustes al tamaño de su cobertura, de su calendario de actividades y también los interesados se han hecho menos o le han perdido encanto debido a repuestas del gobierno al respecto, por ejemplo, del estado de la infraestructura que también explotará el grupo ganador, como la fibra óptica de la CFE. O porque aquellos clientes de la nueva red aún no han despegado del todo en el mercado mexicano, los operadores móviles virtuales o MVNOs.

Este es un proyecto muy ambicioso y se complica para los interesados, pues deben tener una claridad sobre el monto de inversión y sobre el riesgo que implica entrar a un proyecto de esta magnitud , comenta Octavio Lecona, experto en telecomunicaciones del despacho Jones Day. Desde el principio la SCT ha sido un poco inflexible en las garantías que se les está otorgando a los posibles inversionistas. Básicamente todo lo asume el inversionista, ni siquiera tratándose de permisos locales o de derechos de vía la SCT ofrece algo; igualmente sobre la calidad de la fibra óptica de la CFE hay poca claridad. Todo esto es un tema importante para cualquier interesado en invertir su dinero en esta red .

El proyecto de la red compartida es uno muy noble para aumentar la conectividad de los mexicanos y sobretodo, uno medular dentro de la política de telecomunicaciones del gobierno federal. Su éxito significará el legado de la actual administración en el rubro.

Esta es una red que además de tener la capacidad de llevar telefonía fija, móvil o Internet inalámbrico, también puede cooperar a impulsar otros servicios sociales como la telemedicina y la educación a distancia, de ahí que no pocos desean que se concrete.

NOTICIA: Red compartida advierte beneficios en medicina y educación a distancia: Polycom

La red compartida correrá por un ancho de banda de 90 MHz en la banda de 700 MHz, identificada en la industria como el dividendo digital. Si se completa como está previsto, podrá cubrir al 92% el territorio nacional, perfila un documento de análisis del Consejo Consultivo del IFT. También llegaría al 98% de los mexicanos y al 70% de los hogares de país, de acuerdo con una exposición del entonces comisionado Fernando Borjón de septiembre del 2014. La existencia de esta red podrá disminuir los precios de servicios a la mitad más allá del 2018, según un video de presentación a la población de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

La red compartida correrá por un ancho de banda de 90 MHz en la banda de 700 MHz, identificada en la industria como el dividendo digital. Si completa como está previsto, podrá cubrir al 92% del territorio nacional, llegando al 98% de los mexicanos; dotando también al 70% de los hogares del país con accesos de banda ancha, e incluso, de acuerdo con estimaciones de la consultora The CIU, su existencia obligaría a disminuir los precios de servicios hasta en 45% en el periodo 2018-2019 en comparación al 2014.

El proyecto implica una inversión de 7,000 millones de dólares para desplegar una red de 12,000 radiobases y otros equipos de transmisión a lo largo del país. Originalmente rondaba los 10,000 millones de dólares y las antenas, en cerca de 20,000. Pese a los ajustes, el proyecto aún alcanzaría en dimensiones a la extensión de Telesites, que cuenta con cerca de 12,300 radiobases.

El costo en pesos, sin embargo, es una de las principales preocupaciones para los inversionistas.

Al cierre del 2014, cuando se previó que arrancaría el proyecto, el tipo de cambio se ubicaba en 14.74 pesos por dólar. Luego vino el primer ajuste notable al proyecto de la red compartida, el 26 de mayo de 2015, fecha en que la cotización cerró en 15.32 pesos. Este año, entre abril y lo que va de julio hubo nuevos anuncios sobre la red y factores externos como las repercusiones del Brexit han pegado a su futuro y encanto.

NOTICIA: Red compartida carece de certezas: C3ntro Telecom

Los banqueros que van a financiar están leyendo las letras chiquitas, porque los interesados deben ver en los detalles. Hay cosas que no se terminan de aceptar, como eso que el Promtel tenga unas facultades de locura, incluso de revocar la concesión y eso genera incertidumbre y riesgos , dice Alejandro Mayagoitia, líder de la Asociación Nacional de Servicios Inalámbricos de Telecomunicaciones (Ansitel).

Y el gobierno insiste en que, por ejemplo, los MVNOs serán los principales clientes y no se ve que ellos crezcan. Lo que falta entender es que lo que aquí falta es quién invierta en infraestructura y no quién venga primero a reducir los costos de comercialización .

Alejandro Mayagoitia cuenta que pese al encarecimiento del dólar, los equipos de telecomunicación han disminuido sus costos, hasta en un 15% y éstos, han mejorado su tecnología LTE. Además, están las posibilidades de que el consorcio ganador eche mano de la infraestructura de Telesites o de American Tower para cumplir con las metas de la SCT y quedarían los inmuebles que el gobierno puede rentar, pero que no ha informado más detalladamente sobre éstos.

Mientras, el nuevo atraso en el fallo final del proyecto pega al consorcio que resulte ganador, añade Octavio Lecona, de Jones Day:

No es una noticia feliz el hecho de que vuelvan a demorar el proyecto, sobretodo que la parte administrativa del concurso le está comiendo el tiempo para instalar la red; se está moviendo el calendario del concurso, pero no el calendario de inicio. Estos son 50 días que pierde el ganador del concurso para comenzar a desplegar la red .

undefined

ACTUALIZACIÓN 20/0O7/2016 18:22 HORAS: Esta versión actualiza el párrafo que detalla la red compartida, con datos de cobertura, penetración, servicio y precios, en el que erróneamente se citó a la consultora The CIU; el último dato citado en el párrafo en mención, el correspondiente al 45%, fue atribuido erróneamente a esta firma de análisis, cuando la fuente es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a través de un video de difusión al público en general.

erp