La Secretaría de Comunicaciones y Transportes hizo públicos una serie de documentos en los que se muestran las preguntas que realizaron algunos de los interesados en competir por el proyecto de conectividad y servicios móviles conocido como la red compartida.

La SCT respondió a empresas proveedoras de equipos de telecomunicación, a operadores que prestan los servicios y también a organismos civiles con interés en el sector y que enviaron sus cuestionamientos a esa dependencia.

NOTICIA: La nueva Axtel, ¿bateador emergente por la Red Compartida?

En específico, el gobierno respondió a las dudas de las operadoras Alestra y de Grupo W Com; a las preguntas de las proveedoras de equipo tecnológico Comunicaciones Veta Grande, Motorola y Rivada Networks, y a los cuestionamientos de los despachos Ríos Ferrer-Llarena Treviño y Rivera y Bello, Gallardo, Bonequi y García, S.C.

En los cuestionamientos, disponibles para el público en general bajo el expediente 985989 en el portal de Compranet, los interesados preguntaron por la velocidad de transmisión de los datos una vez que la red compartida esté operando; también sobre el funcionamiento de los operadores móviles virtuales o MVNos sobre esta red y sobre el roaming de la red con otras operadoras y el usuario, esto, en cuanto a los aspectos técnicos.

Los interesados preguntaron a la SCT hasta dónde es permitido que uno o más operadores de servicios de telecomunicaciones pueden participar en el proceso como inversionistas sin que su presencia merme las posibilidades de un consorcio por ganar el proyecto y también en qué proporción el capital de los interesados puede provenir de empresas extranjeras.

NOTICIA: China Telecom y la red compartida de México: un tema geopolítico

También preguntaron por el estado de la fibra óptica de la CFE, ahora operadora por Telecomm, y que pasará a formar parte de la infraestructura de la red compartida.

Al respecto de la fibra óptica de Telecomm, uno de los interesados solicitó que se adjudique más de un par de hilos de fibra al consorcio ganador, a lo que la SCT se negó y estableció que los ganadores deberán, en su caso, aceptar el par de hilos de fibra en el estado de mantenimiento en que se encuentren. La SCT desconoce el grado de mantenimiento actual de esos hilos de fibra.

La SCT también remarcó a los interesados que en materia de infraestructura, el Estado mexicano permitirá que el consorcio ganador sólo podrá utilizar los hilos de fibra óptica y ningún otro activo físico como radiobases, antenas o equipo e comunicación. Y cualquier costo que deriven de utilizar estos hilos correrá por cuenta del consorcio ganador.

NOTICIA: ¿Slim con Telesites y Movistar con Telxius, por la Red Compartida?

Uno de los interesados solicitó que el concurso se aplace otros dos meses, preferiblemente hasta octubre, y con el fin de que las empresas que mostraron interés en el proyecto cuenten con mayor tiempo para reunir la documentación e inversionistas para robustecer su propuesta ante la dependencia.

Otro de los interesados cuestionó la viabilidad de la red compartida como un carrier de carriers en servicios móviles que correrá por la banda de los 700 MHz, cuando el Instituto Federal de Telecomunicaciones se encuentra a medio proceso de una licitación de espectro en las bandas de AWS y que ya logró el interés de dos de las tres principales telefónicas del país. Sobre el tema, el gobierno respondió que será responsabilidad de cada participante evaluar la viabilidad de su modelo de negocio.

El gobierno también estableció que será el consorcio ganador el que deberá negociar y solucionar con las partes involucradas todos aquellos conflictos que puedan surgir por el derecho de vía a la hora de montar la infraestructura de la red compartida.

NOTICIA: Red compartida mantiene fuerza pese a los ajustes de 3,000 mdd

La red compartida es un proyecto de conectividad que se fijó en la Constitución con la reforma del 2013, cuyo fin principal es llevar la cobertura de servicios de telecomunicaciones a los alrededor de 50 millones de mexicanos que aún no han podido acceder del todo a ofertas como telefonía móvil, Internet de banda ancha o servicios de telemedicina y educación a distancia.

Para desplegar la red compartida -un proyecto de alrededor de 7,000 millones de dólares-, el Estado mexicano aportará 90 MHz de espectro en la banda de 700 MHz y el consorcio ganador se involucrará con las inversiones en el despliegue de la infraestructura requerida, además de que también podrá aprovechar un par de hilos de red de fibra óptica ahora a cargo de Telecomm.

Esta red proveerá de capacidad y transporte de datos a las empresas de telecomunicaciones, un carrier de carriers.

NOTICIA: Cableros independientes no irán por la red compartida

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes había informado que 18 interesados, entre empresas, personas físicas y otros organismos de la industria, compraron las bases de licitación de la red compartida. Aunque el periodo de la compra de las bases todavía se mantiene abierto, la dependencia había presumido, primero, cien interesados en el proyecto y después dijo que había alrededor de cuarenta.

Alestra, Axtel, Carlos Mora Villalpando, Centro de Productividad Avanzada, Comunicaciones Veta Grande, Grupo W Com, Mancera SC, Marcatel, Matc Digital, Mijares Angoitia Cortés Fuentes, Motorola Solutions de México, Naomi Marianne Sánchez Abou, NT Link Comunicaciones, Productos, Soluciones y Servicios, Pegaso, Rivada Networks y Santiago Sepúlveda Yturbe, son las personas físicas y morales que hasta ahora han adquirido las bases de licitación.

undefined

erp