A 10 días de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes presente las bases que definirán la licitación de la red compartida, el proyecto no termina por despertar encanto pero sí dudas de su éxito y en cómo llamará la atención de los potenciales interesados.

Los analistas de la industria no dudan de las bondades sociales que pueda traer esta red mayorista de servicios móviles, sino de su viabilidad financiera cuando la economía mexicana crecerá este año a menos de lo esperado y cuando el peso acumula una fuerte depreciación frente el dólar y que se perfila siga cediendo terreno a esa moneda por efectos externos como la debilidad económica mundial y las constantes bajas en los petroprecios.

NOTICIA: Red compartida advierte beneficios en medicina y educación a distancia: Polycom

Analistas consultados coincidieron en que, por un lado, se anticipa que pocas empresas mexicanas mostrarán interés por este proyecto, ya sea por falta de músculo financiero o por medidas regulatorias; y por el otro, el estado de la economía quitará ánimos a empresas, nacionales y extranjeras, potencialmente interesadas en invertir en un proyecto que estaría generando ingresos más allá del tercer año de operación. La depreciación del peso, que también encarece los equipos tecnológicos para montar esta red, es otro reto.

Por estos y otros factores, habrá pocos que se arriesguen a invertir en la red compartida, y por tanto, añadieron los entrevistados, el proyecto responde ahora más a un mandato político, porque está establecida en la Constitución su realización, que a una mera necesidad del mercado.

Una red para llevar a más mexicanos al 4G

La red compartida tiene la misión de conectar a los mexicanos a los servicios móviles y sociales de nueva generación a precios más accesibles, mayores velocidades de conexión y a una mayor cobertura a partir del año 2018.

De acuerdo con el gobierno, la red compartida nacerá a partir de una combinación de la red troncal de fibra óptica anteriormente operada en directo por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y del espectro de la banda de los 700 MHz, más apta para empujar la cobertura de los servicios móviles en el territorio mexicano y que ya fue totalmente recuperada con el proceso del apagón analógico.

NOTICIA: Red compartida mantiene fuerza pese a los ajustes de 3,000 mdd

La red proveería capacidad y transporte de datos a las empresas de telecomunicaciones, lo que se conoce como un carrier de carriers. La red también significará un contrapeso a la red de América Móvil, que a la fecha cuenta con la red de fibra óptica más grande del país, con poco más de 197,000 kilómetros de fibra.

Un proyecto de red todavía no muy claro

Según las prebases de la licitación, la operación de la red deberá gestionarla una empresa o consorcio que a la fecha no esté ofreciendo servicios directamente al consumidor final en el país, una medida que se traduce como un despeje de conflictos de interés, pero también como limitantes para más interesados mexicanos e internacionales.

El factor económico es el más importante y determinará el éxito de este proyecto, coincidieron los especialistas, ante un escenario en que el peso se ha depreciado como pocas veces ante el dólar y cuando la economía no termina de crecer como debieran permitirlo las reformas estructurales.

NOTICIA: Ajuste a red compartida dio claridades: Ericsson

El Banco Mundial (BM) perfilaba un crecimiento económico para México sobre el 2.9% para el año 2016, pero hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustó su propia perspectiva para este país al 2.6 por ciento.

El peso mexicano, por su parte, observa una depreciación acumulada frente al dólar estadounidense del 24.84% entre el 19 de enero del 2015 y este 19 de enero de 2016, según datos del Banco de México.

Desde que la SCT lanzó las prebases de la red compartida, en octubre del 2015, el peso se ha depreciado 8.03 por ciento. Y en los primeros 19 días de enero de este año, la moneda mexicana ha cedido 6.18% de valor al dólar.

Hoy, el dólar tocó un nuevo máximo histórico en su categoría interbancaria al ubicarse en 18.27 pesos por billete verde, números que a ojos de los interesados en la red compartida se traducen en elevación de costos en dólares para un proyecto que reportará ingresos en pesos.

NOTICIA: Estado no regalará espectro para red compartida: Mónica Aspe

Hoy también, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) animó al Banxico buscar nuevos mecanismos más allá de la subasta de dólares para apuntalar al peso, pues esta medida no ha logrado detener su depreciación y que pudiera mantenerse conforme el estado de los mercados internacionales.

Hay un nuevo componente que viene a complicar el escenario y los planes de los interesados: y es esta volatilidad cambiaria; que aleja a los postores mexicanos y que si tiene éxito o resulta útil, llamará más la atención de un postor internacional , comentó Jorge Bravo, analista en Mediatelecom Policy & Law.

"En Mexico, este año ha comenzado con un escenario complejo ya que nuevamente existe incertidumbre en el futuro inmediato, bajo esta perspectiva, dependiendo del cómo se interpreten los datos actuales los escenarios pueden ser muy diversos", comentó Francisco Bernal, gerente general de la firma de tecnologías Teradata en México.

La firma de big data sostuvo que el proyecto de la red compartida no sólo alcanza a la infraestructura física, sino también a los sistemas informáticos y de ahí la complejidad de su configuración:

"En un proyecto tan ambicioso como el que pretende realizar el gobierno federal, se va a generar un volumen de datos que quizá en estos momentos aún no ha sido adecuadamente dimensionado, bajo esta perspectiva, con ello no solo vienen temas de capacidad sino también de seguridad, confidencialidad y privacidad".

"Ante un proyecto de esta magnitud, el implementar la infraestructura física como antenas, torres, cableado estructurado, routers, módems, software de manejo de datos, sistemas de big data, etc, se considera importante pero, es estratégico y vital entender todos los datos que se van a generar a través de este tráfico y plataforma, así como el tener una estrategia clara y definida de qué utilización se le va a dar a esta información, ¿qué parte de esta puede ser comercializada generando nuevas líneas de negocio? ¿Qué parte para temas de seguridad?", comentó el country manager de Teradata México.

undefined

Son pocos los postores nacionales que pudieran estar interesados en esta red, indicaron los especialistas, de ahí que la SCT mantenga giras al extranjero para presentar las bondades del proyecto a inversionistas y operadores internacionales.

Difícilmente una empresa mexicana o establecida ya aquí va mostrar interés, y eso si se lo permiten las bases definitivas. AT&T está enfocada en su propia red; de Telefónica no podemos esperar mucho, porque no hemos visto mucho y MVS está más presionada por echar a andar su red en la 2.5 , estimó el vicepresidente de la Asociación de Redes de Telecomunicaciones de México (ARTM), Salomón Padilla.

A un Alestra, un Axtel o un Marcatel no les interesa operar esta red; estarían más interesadas en buscar llegar al usuario final. De hecho, algunas de ellas están buscando inversores para crecer. Cómo le van a apostar, cuando el gobierno claramente ya dijo en las prebases que no va a poner ni un peso y sólo el espectro (de los 700 MHz) , secundó Jorge Bravo, de Mediatelecom.

En una red africana, ¿la clave para la red mexicana?

Más allá de los factores económicos, en el ámbito regulatorio también existen retos por rebasar para los interesados en explotar los 90 Megahertz del espectro de los 700. En la prensa se ha divulgado que un proveedor de equipos tendría interés en equipar y operar la red, pero lo cierto es que ninguna empresa de este corte ha mostrado este interés más que sólo de proveer equipos tecnológicos y en mantenerlos en operación.

Pero lo cierto, comentó Jesús Romo, director de Telconomia, las prebases abren la puerta para que un grupo de otro sector económico se asocie con un operador y formalicen un consorcio que finalmente opere la red compartida. Dado el caso, esta nueva entidad deberá contar con el recurso financiero para superar los obstáculos económicos.

NOTICIA: SCT pide 15,000 mdp a interesados en la Red Compartida

Las pre bases abren la puerta a que grupos de otro ramo económico participen en la red asociados con un proveedor de telecomunicaciones que pueda pasar el 'filtro' que solicita la Constitución, o bien, de que un operador de telecomunicaciones sin operaciones en el país se presente a la licitación , dijo el experto.

Para no especular sobre el caso mexicano, tomemos la experiencia de Ruanda en donde está en operaciones una red similar que sólo vende capacidad como mayorista a los operadores móviles y próximamente fijos en ese país. En este caso, KT Corporation de Corea del Sur se asoció con el gobierno para desplegar esta red llamada Olleh Ruanda Networks. Este operador no daba servicios a clientes finales, pero su primer acercamiento fue mediante el despliegue del tendido de fibra óptica en ese país , explicó Jesús Romo, de Telconomia, ya añadió:

NOTICIA: Totalplay quiere un cuádruple play con la red compartida

Es decir, una experiencia internacional muestra que es posible que el ganador de la red sea un operador de telecomunicaciones que no brinde hoy servicios en México, pero interesado en un portafolio de proyectos internacionales. Las bases preliminares darían incluso la posibilidad de que esto se diera en asociación con un grupo económico mexicano cuya especialidad no sean las telecomunicaciones .

Un ejemplo de esta afirmación pudiera ser que la empresa de telecomunicaciones Tigo, que lleva tiempo analizando entrar a México, se asocie con un grupo económico mexicano de suficientes recursos y compita por la red compartida.

NOTICIA: SCT abre red compartida a firmas interesadas

Pero estas posibilidades caen en las especulaciones mientras las bases definitivas del proyecto no se hayan publicado y el obstáculo principal sigue siendo el económico financiero, insistió Ramiro Tovar Landa, especialista en telecomunicaciones del ITAM:

Ahora, el principal obstáculo es el retorno que pueda ofrecer el participar en la red compartida para cualquier interesado. La volatilidad financiera y la vaguedad de su destino en el mercado hacen que el retorno que pueda ofrecer será bajo y de alto riesgo. Creo que, dada la circunstancia en el retorno en pesos frente a capitales que requieren un retorno en dólares y los candados para la modalidad de uso de al menos los 90 MHz de la banda de 700, sorprenderá que aparezcan interesados en este año .

¿Responde al mercado la red compartida?

Una sorpresa sería que la licitación de la red compartida quede desierta este año, coincidieron los expertos, dado que las empresas interesadas responderán a sus estudios de mercado para definir en definitiva si participan o no en el proyecto.

Tendrán que analizar si este es un negocio rentable para ellos en este momento, porque será hasta en cinco años que van a ver un retorno y difícilmente el gobierno va a tomar una iniciativa de modificar el mandato: está obligado a hacer la licitación de la red y quizá no tiene previsto que el resultado es que quede desierta la licitación. El problema es que los legisladores crearon una reforma para los mercados rentables y con otras condiciones cambiarias y económicas, y hoy tenemos otro escenario. Se necesita explotando se espectro, pero siendo así, se ve complejo , dijo Jorge Bravo, de Mediatelecom.

NOTICIA: TV Azteca pierde con México pero ganará con Sudamérica

Es una buena intención crear una red mayorista de servicios móviles que vendrá a competir con otras redes como las de América Móvil, de Telefónica o de AT&T, dijo Salomón Padilla, de la ARTM, pero el proyecto, a su juicio, poco responde al mercado:

Se tiene ver cuánto va a tardar en echar su operación y que las empresas puedan cobrar dinero. Viendo la situación del mercado, ¿se necesita la red compartida ahora? La red compartida es un precepto constitucional que ahora choca en aplicación práctica con el mercado. Quien decida hacerlo va a gastar mucho dinero. Es un producto que ahora no se ve relacionado con la realidad del mercado. Se ve más como cumplir una necesidad política, porque está en la Constitución, y no como necesidad del mercado. Los negocios no se hacen primero poniendo el producto, sino viendo primero la necesidad y las posibilidades que hay. La red compartida es un proyecto político, no de mercado .

[email protected]

mac