Después de que en abril las armadoras alcanzaran sus niveles mínimos históricos de producción de autos nuevos, durante mayo del 2020 la industria automotriz reportó una ligera recuperación. 

Después de que el ensamble de vehículos comenzara el inicio de su reactivación durante los últimos días de mayo, las automotoras lograron una producción total de 22,119 unidades. Una cifra significativamente mejor que las 3,722 producidas el mes previo, de acuerdo con cifras de la AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz) reportadas por el Inegi. 

Estos resultados implicaron una recuperación de casi el 500%, dado que en abril la producción fue significativamente baja.

Pese al avance mostrado en la primera fase de reactivación industrial, la cifra de autos ensamblados continúa siendo baja respecto del nivel en que se encontraba antes de la crisis sanitaria. Si se compara con el mayo del año pasado el ensamble se contrajo 93.7 por ciento. 

Casi todas las armadoras con plantas en México reanudaron su producción; Audi y Volkswagen fueron las únicas firmas que mantuvieron su producción en cero debido a las restricciones que permanecen activas en el estado de Puebla, donde se establecen sus plantas productoras, de espera que a partir del 15 de junio las autoridades permitan la reanudación paulatina de actividades en este sector. 

Por su parte, General Motors fue la armadora que lideró la producción de autos en este mes con un total de 8,979 unidades. FCA México y Toyota ocuparon los siguientes puestos con una producción total de 3,291 y 2,755 unidades respectivamente. 

Exportaciones con tendencia contraria

Aunque el ensamble automotriz en México logró una recuperación durante mayo, el total de exportaciones de autos nuevos siguió una tendencia contraria. 

En relación con abril, el peor mes para la industria, los envíos al exterior cayeron 45.9 por ciento. La AMIA reportó que mientras en abril salieron del país 27,889 unidades en mayo la cifra bajó a 15,088.

Esta tendencia no es exclusiva del sector, de alinea con la pérdida de dinamismo en las exportaciones totales, especialmente hacia Estados Unidos, el principal socio comercial. 

La única firma automotriz que no realizó envíos al exterior durante este mes fue Mazda; por su parte Nissan lideró las exportaciones con un total de 3,401 unidades comercializadas con el extranjero. 

El top tres de exportadoras de autos lo completaron Toyota y Ford Motor, con 2,772 y 2,347 vehículos nuevos exportados. 

La industria automotriz, incluyendo el ensamble de autos nuevos así como la producción de autopartes y accesorios relacionados, es uno de los pilares de la economía mexicana y, especialmente, una pieza clave para las cadenas de valor con Estados Unidos y Canadá, por lo que se integraron a las actividades esenciales en el esquema para la “nueva normalidad” a partir del 1 de junio.