El mercado laboral se mantendrá frágil en lo que resta del año, de los 647,000 puestos de trabajo formales que se perdieron en 2020, sólo se logrará una recuperación de 420,000 (equivalente a 65%) revela el análisis de Citibanamex, “Examen de la situación económica de México”.

Asimismo, las proyecciones que presentan para el nivel de desempleo que habrá en el año es una tasa de 4.8%, lo que representa 0.4 puntos porcentuales mayor que en 2020 y sería un máximo desde 2014.

“Estos resultados del mercado laboral continúan señalando una situación de debilidad significativa en comparación con el periodo prepandemia. Consideramos que conforme la población que aún se encuentra fuera del mercado laboral se reincorpore a éste, y dada la recuperación moderada que anticipamos para la actividad productiva, algunos no encontrarán empleo, otros lo conseguirán a tiempo parcial y el resto tendrá que optar por la informalidad”, se lee.

De acuerdo con el informe, hasta febrero de 2021 se han incorporado 10 millones de personas a un empleo, de las 12 millones que salieron del mercado laboral en abril pasado; en tanto, la tasa de desempleo se situó en 4.4% de la Población Económicamente Activa (PEA), mayor en 0.8 puntos porcentuales a la de un año antes.

Asimismo, la tasa de ocupación en el sector informal ascendió a 27.5%, que representa 1.1 puntos porcentuales mayor que en febrero de 2020; cabe señalar que la PEA es de 55.5 millones de personas.

En su análisis, Citibanamex apuntó que la tasa de subutilización de la fuerza de trabajo, incluye a los desempleados, los subempleados (aquellos que se encuentran ocupados, pero con necesidad y disponibilidad de trabajar más horas) y los disponibles para trabajar, se ubicó en 28.3%, menor que el dato máximo histórico de 52.9% observado en mayo de 2020, pero por arriba del 19.0% al cierre de 2019.

Si bien se ha dado una recuperación, aún no se logran los niveles previos a la pandemia; “es más, si en el primer trimestre del año no hay una recuperación importante, como parece ocurrirá, entonces ya es muy difícil que se tenga buenas perspectivas para el empleo en el país, sobre todo el formal”, apuntó Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios del Empleo Formal.

Agregó que además del comportamiento de la economía en general “está pesando la incertidumbre para las empresas, pues no tienen claro si pueden seguir utilizando el esquema de outsourcing”.

pilar.martinez@eleconomista.mx