El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte que 90% de las economías mundiales se encuentra en una desaceleración sincronizada, resultado de un comercio global que está “prácticamente paralizado”.

Estados Unidos y Alemania registran un desempleo en mínimos históricos. Sin embargo, la directora gerente, Kristalina Georgieva, soslayó que “las economías avanzadas como Estados Unidos, Japón y en especial la eurozona presentan una moderación en su actividad económica”. Apenas en julio, el FMI preveía un crecimiento de 1.9% en el PIB de este tipo de economías para el 2019 y 1.7% para el 2020.

La desaceleración también es evidente en “algunas de las principales economías emergentes, como India y Brasil”, donde incluso se ve una moderación más pronunciada este año. También en julio, el organismo anticipaba una expansión de 4.1% en las economías emergentes para el 2019 y 2.4% para el 2020.

La directora gerente advirtió que “si la desaceleración de la economía mundial es más pronunciada de lo que se prevé, puede ser necesaria una respuesta fiscal coordinada”. En su primer discurso como directora gerente del Fondo, destacó que “no nos encontramos en esa situación. Pero cuando se trata de prepararse para la posibilidad de una respuesta coordinada, debemos recordar el consejo de Shakespeare: mejor tres horas antes, que un minuto tarde”.

La funcionaria destacó que debido a las tensiones comerciales, a escala mundial la actividad en el sector manufacturas y la inversión se han deteriorado sustancialmente. Y alertó que existe un riesgo grave de que los servicios y el consumo pronto se vean afectados.

De acuerdo con ella, este comportamiento se ha convertido en una fractura para el desempeño mundial. “La incertidumbre provocada por las tensiones comerciales, pero también por el Brexit y las tensiones geopolíticas está frenando el potencial económico”.

Y advirtió que “aún cuando el crecimiento mundial repunte en el 2020, las grietas actuales podrían provocar cambios que duren toda una generación: cadenas de suministro rotas, sectores comerciales fragmentados y un Muro de Berlín digital que fuerce a los países a elegir entre sistemas tecnológicos”.

La funcionaria ofrece como solución una coordinación mundial que libere el potencial que ofrece el crecimiento para el comercio.

[email protected]