La inversión que las administradoras de fondos de ahorro para el retiro (afore) realizaron en el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no representaría ningún riesgo para las pensiones de los trabajadores, indicaron expertos.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), cuatro de las 11 afores participaron en la oferta de Fibra E para financiar el NAIM, fue por un total de 30,000 millones de pesos.

Las administradoras que participaron fueron Inbursa, Pensionissste, Profuturo y XXI-Banorte, con un total de 13,500 millones de pesos, lo que representó 45% de la oferta global.

En entrevista para El Economista, Moisés Pérez Peñaloza, socio de PwC de Pensiones y Beneficios, expresó que si se cancelara la construcción del nuevo aeropuerto, el impacto sería mínimo, ya que los recursos invertidos por las afores no están por arriba de 1% del total de los activos.

“Creo que se ha polemizado un poco algunos temas de la inversión en el Fibra E, pero realmente si vemos su participación dentro del total del patrimonio del retiro del país, son porcentajes menores a 1%, en estas proporciones se pueden dar efectos negativos como positivos de la inversión”, señaló.

Por su parte, Miguel Ángel Cedeño, especialista en pensiones de Grupo Financiero Inbursa, explicó que las utilidades que podrían alcanzar estas inversiones pueden ser positivas para el crecimiento de las pensiones de los trabajadores por la derrama económica que deja ese medio de transporte.

“Los Fibra E son fideicomisos cuyo objetivo principal es rentar o administrar bienes inmuebles con la intención de obtener un retorno. Se colocan certificados de participación en la Bolsa de valores para que el público inversionista pueda participar en él, y del dinero levantado se paga a los dueños. Al formar parte de un adecuado portafolio de inmuebles, éstos se revalúan, además de que una elevada ocupación del inmueble y un adecuado cobro de rentas maximiza la plusvalía”, argumentó.

En ese sentido, Pérez Peñaloza explicó que el prospecto de colocación señala que la rentabilidad de los rendimientos puede rondar alrededor de 10%, aunque últimamente el nivel de las tasas reales que ha obtenido los inversionistas no ha sido el esperado.

“En la medida que un inversionista pueda participar en esquemas de largo plazo, en donde se dé una consistencia en el rendimiento en términos reales positivo, favorecerá el buen desempeño del patrimonio para su retiro porque, por ejemplo, hoy un chavo de 25 años que participe en una afore, su expectativa de jubilación, estamos hablando en el mejor de los casos de 45-55 años en adelante, necesita un instrumento que vaya acorde con el plazo y que le dé una rentabilidad interesante en plazos largos para su jubilación”, dijo.

En ese contexto, el presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), Carlos Noriega Curtis, aseguró que la participación en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México que están realizando las afores es una oportunidad de invertir profesionalmente su ahorro y lograr los mejores rendimientos.

Agregó que los fondos de pensiones, por su ahorro de largo plazo, son los mecanismos idóneos para el financiamiento de infraestructura, de programas de vivienda y de energía.

El experto de Inbursa aseveró que los factores que deben considerar las afores para invertir los recursos de sus afiliados en algún proyecto son: tasa de interés, monto y plazo, junto con el riesgo financiero al que estaría expuesto esa inversión.

Efectos de posible cancelación

Ante el planteamiento de cancelar el proyecto actual por parte del candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, el presidente de Amafore, Carlos Noriega, dijo que hay una cláusula para protegerse de una situación así.

“No es un tema que no haya sido anticipado, está atendido y los recursos de los trabajadores están seguros (...) no te diría que (no pasaría) nada, pero no es un tema realmente significativo”, afirmó.

Pérez Peñaloza expresó que el ahorrador debe tener claro que nunca va a existir el riesgo cero en una inversión y si tiene incertidumbre o algún temor sobre sus recursos tiene la opción de cambiar de afore.

“Sería interesante que cada ahorrador tomara una decisión si cree que es una inversión riesgosa y puede optar por cambiarse de afore a otra que no haya participado en el esquema de Fibra E, y con eso estará cubierto, independientemente de los factores políticos y económicos que se pudieran presentar en un futuro”, planteó.

En tanto, Ángel Cedeño expresó que eso representaría un problema para el ahorro de los trabajadores, pues la cancelación anticipada de estos contratos por alguna de las partes impediría tener el rendimiento esperado y podrían traer sanciones económicas que afectarían indirectamente los saldos de las cuentas de los mexicanos.

“Recordemos que el régimen de inversión está delimitado por la firma de contratos entre emisor y comprador, hablando de instrumentos de deuda y entre las partes involucradas en el mercado de valores, la mayoría de los contratos están sujetos a un tiempo determinado”, indicó.

Descontento

Ante el descontento de un sector de la población que tiene la idea de que si el proyecto del NAIM fracasa perderán todos sus recursos, Pérez Peñaloza expuso que las personas deben involucrarse más con su cuenta de ahorro para el retiro, pues mucha información que circula por las redes sociales es falsa.

“Hay poco involucramiento de los ahorradores, sigue habiendo una gran duda en el sentido de que muchos no saben en qué afore están, creen que están en alguna, no se conoce a detalle la estructura, no hay una cultura en el país de revisión de estado de cuenta, la mejor forma de mitigar la incertidumbre es con conocimiento”, detalló.

Asimismo, el experto de Inbursa puntualizó que los aforados no se dejen llevar por lo que dicen en Internet y es mejor acercarse con los profesionales cuando exista alguna duda sobre el tema.

“De ninguna forma se están robando los recursos de los trabajadores para construir el nuevo aeropuerto, no solamente son fondos de las afores, hay iniciativa privada que, de la misma forma, espera recibir rendimientos positivos al término de los contratos celebrados con las autoridades”, finalizó Miguel Ángel Cedeño.

erik.paez@eleconomista.mx