En enero, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recibió un nuevo revés en el caso de Bio Pappel pues el Segundo Tribunal Colegiado Especializado en materia Administrativa Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones concedió el amparo a Grupo Bio Pappel en contra de la resolución de la Comisión, con lo cual se echan abajo las condiciones que ésta impuso al grupo para poder comprar a Scribe en 2015.

En su reporte mensual de enero, la Cofece dio cuenta de que el Tribunal consideró que la autorización se sustentó en la aceptación por parte de Bio Pappel de una condición ilegal, “ya que es irrenunciable el derecho de un agente económico a solicitar el inicio de procedimientos por prácticas desleales de comercio exterior”.

En 2015, la Cofece condicionó a Bio Pappel y Scribe a no solicitar o participar, directa o indirectamente, en procedimientos para lograr la imposición de cuotas compensatorias, por un periodo de 10 años, en los productos de papel bond cortado para los países con los que México tenga tratados de libre comercio. La primera sentencia desfavorable para la Comisión fue en octubre del año pasado cuando un juez federal concedió un amparo en contra de la resolución de la Cofece, de 2015. Greenberg Traurig, la empresa que representó legalmente al grupo, argumentó que “resultaba ilegal imponer condiciones a una transacción cuando éstas no se dirigen a corregir un problema de mercado derivado directamente de la transacción”.

En 2015, luego de analizar la operación, la Cofece consideró que la fusión tendría pocas probabilidades de afectar el proceso de competencia y libre concurrencia en los mercados de materias primas y de papel bond en rollo.

Sin embargo, advirtió que la transacción podría afectar la competencia y libre concurrencia en el mercado de papel bond cortado, pues la Comisión encontró evidencia de que Bio Pappel-Scribe podría promover investigaciones antidumping sobre las importaciones de los principales países de donde actualmente proviene este producto. Si las importaciones disminuyeran o se eliminaran, se generaría una estructura de mercado con sólo dos empresas productoras de bond cortado, y con ello el riesgo de que los precios aumenten.

Revés también en aguacateros

En tanto, un segundo revés fue debido a que un tribunal ordenó la modificación de la multa impuesta a la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de Michoacán, que inicialmente se había establecido en 40.7 millones de pesos por no presentar el reporte anual correspondiente al 2016. La nueva multa es por 6.7 millones de pesos.

[email protected]