Las cuotas sindicales, la regulación del outsourcing y la igualdad laboral son los tres temas que estarán en la agenda del siguiente periodo de sesiones, al menos del Senado. Durante el Parlamento Abierto en Materia Laboral en estos tres puntos hubo coincidencia por parte de los ponentes y son los más seguros para integrar el nuevo paquete de reformas laborales.

Marcos del Rosario, secretario técnico de la Comisión de Trabajo del Senado, explica que aún no se puede determinar cómo serán las nuevas reformas y cuándo se discutirán, pero estos tres asuntos estarán en la mesa.

“Dentro de las revisiones a lo ya aprobado efectivamente lo más latente, lo más evidente y lo que más preocupa al sector sindical es la cuestión de las cuotas. Otros temas que sí se van a impulsar son la igualdad laboral y la inclusión de personas en situación de vulnerabilidad y la subcontratación”, dice entrevista con El Economista.

Éstos son los temas más seguros para discutir. Esto no significa que se vayan a aprobar a favor o se voten en el próximo periodo ordinario, pero podría esperarse que estén dictaminados a más tardar en diciembre, aclara del Rosario.

Después de realizarse el Parlamento Abierto, las comisiones de Trabajo y de Transparencia del Senado tienen un mes para elaborar las conclusiones de este espacio, las cuales se presentarán en los primeros días del próximo periodo ordinario de sesiones, que arranca el 1 de septiembre.

“No necesariamente esas conclusiones se traducen de inmediato en una iniciativa, son conclusiones que van a servir para plantear la realidad, problemática y preocupación de los distintos sectores laborales”, detalla.

Por ejemplo, en materia sindical, las organizaciones coincidieron en que las cuotas optativas dañan las finanzas de los sindicatos y, por tanto, los debilita.

“Todas las centrales de trabajadores están en contra de esta opción o que sea optativo por parte de los trabajadores el pago de cuotas, sino que tiene que ser una opción obligatoria para la subsistencia y garantizar la independencia”.

Expuso que el carácter voluntario de las cuotas tiene buena intención, porque pretende darle la libertad al trabajador y crear sindicatos más independientes. Sin embargo, detalla, un sindicato financieramente débil es más propenso a responder a los intereses de quién le proporcione recursos, sea gobierno o empresa.