El sector patronal del país exigió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) que explique y demuestre de dónde saldrán los recursos estimados en 1% del PIB para hacer frente a la reforma pensionaria de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), justo cuando el gobierno federal se ha negado a adquirir deuda para reactivar la economía y ahora opta por dar privilegios a los electricistas.

Luego de que la semana pasada se logró un acuerdo entre la CFE y el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) para reducir 10 años la edad de retiro de los pensionados electricistas, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) sostuvo que dichas modificaciones establecen un régimen de privilegio para estos trabajadores respecto a otros, públicos y privados, justo cuando se están discutiendo los términos de una profunda reforma de pensiones, en la que las patrones aportan recursos a los trabajadores y el gobierno no hace aportación alguna.

“Los pensionados de la CFE actualmente cuentan con mejores condiciones que la gran mayoría de los pensionados de nuestro país. Un pensionado promedio de CFE recibe una pensión 8 veces mayor que un trabajador promedio del IMSS. El gobierno gasta 4.8 veces más en un pensionado de la CFE que en uno del ISSSTE. Un pensionado promedio de la CFE recibe 803,000 pesos al año, mientras que los beneficiarios del Programa de Pensión a Adultos Mayores reciben una pensión anual de 15,000 pesos”, reprochó.

A través de su mensaje Señal Coparmex, el líder de los patrones en México afirmó que la reforma pensionaria en el sindicato de la CFE obliga al gobierno a adquirir deuda pública, además de comprometer la viabilidad financiera de la empresa productiva del Estado y a largo plazo la estabilidad macroeconómica del gobierno federal.

“Exigimos una explicación por parte del Secretario de Hacienda para saber de dónde van a salir los recursos para hacer frente a este pasivo. Hacemos un llamado al Congreso para que emita una postura al respecto”, expresó De Hoyos.

Destacó que en el nuevo contrato de la CFE se plantea la reducción en los años de servicio y edad. Ahora las mujeres podrán jubilarse con 25 años de servicio sin importar la edad y para los hombres se establece 25 años y 55 años de edad, o bien 30 años de servicio sin importar la edad.

Con esta pensión de privilegio, "el gobierno intenta congraciarse con los trabajadores eléctricistas en una clara acción política con fines electorales, sin importarle garantizar justicia pensionaria a los miles de mexicanos de a pie que se jubilan al llegar a sus 65 años de edad".

kg