Una semana después de la publicación de las prebases para las primeras licitaciones petroleras de la historia, los integrantes del órgano de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), quienes serán los principales implicados en el proceso de asignaciones, hicieron público su historial de relaciones e intereses dentro de la industria, asimilando que cualquier omisión en sus declaraciones o actos de corrupción los harán acreedores a sanciones administrativas, civiles y hasta penales.

En un ejercicio inédito dentro de la nueva regulación, los siete comisionados detallaron los puestos que han ejercido en el sector público y en empresas privadas, ya sea como empleados o asesores, además de las actividades que potencialmente representarían un conflicto de interés para su actuación en el sector de hidrocarburos, así como las actividades de cónyuges o parientes hasta el cuarto grado de consanguineidad.

Entre la información que revelaron, comisionados como Guillermo Domínguez declaró que tiene tres cuñados de apellido Barbosa: Alfonso, Ricardo y José Manuel, que trabajan en la industria petrolera como contratistas de Petróleos Mexicanos (Pemex); la comisionada Alma América Porres detalló, a su vez, que su pareja es gerente de la Dirección de Producción de Tecnología del Instituto Mexicano del Petróleo.

Cinco de los siete comisionados, incluyendo al comisionado presidente Juan Carlos Zepeda, junto con Édgar Rangel, Guillermo Domínguez, Néstor Martínez y Héctor Acosta trabajaron en algún área de Petróleos Mexicanos por distintos periodos y casi todos lo hicieron en Exploración y Producción (EyP), con excepción de Acosta, quien formó parte de las filas de Pemex Petroquímica dentro del Órgano Interno de Control.

Néstor Moreno y América Porres sostuvieron una relación laboral con el Instituto Mexicano del Petróleo, además de que Domínguez y Rangel tienen plaza de docente en la UNAM, institución de la que formó parte también Moreno.

En lo que se refiere a las relaciones con la IP, destaca que como parte de sus prácticas profesionales, Édgar Rangel colaboró con Chevron, en California, y con ARCO Exploration and Production Technology en Texas. Domínguez fue vicepresidente senior para la filial mexicana de Techdrill, luego de jubilarse de Pemex tras 34 años de servicio con una pensión de nivel de subdirector que aún recibe.

Los comisionados aprobaron también el código de conducta que incluye condiciones específicas que el comité de conducta del regulador podrá sancionar a criterio respecto de la corrupción, conflictos de interés, respeto, transparencia y manejo de información en plataformas electrónicas.

Finalmente, firmaron también un compromiso de confidencialidad para la información que se encuentre en carácter de reservada o confidencial durante una negociación.

[email protected]