La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) emprenderá un estudio de mercado para identificar la dinámica de competencia del comercio minorista de alimentos y bebidas, tanto en su modalidad física como electrónica.

“En el 2018, el comercio al menudeo contribuyó con 9.5% del Producto Interno Bruto. Los Censos Económicos 2014 establecen que en el país existían 995,554 unidades económicas dedicadas a la venta de alimentos y bebidas, incluyendo tiendas de autoservicio”, justificó la Cofece.

Añadió que otra manera de entender la relevancia detrás de conocer las condiciones de competencia de este mercado radica en el hecho de que los hogares mexicanos destinan 27.3% de su gasto trimestral a la compra de alimentos y bebidas para consumo en su hogar, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016.

“En este estudio podrían identificarse estructuras de mercado, regulación o políticas públicas que pudieran afectar el desempeño de este sector y, de ser el caso, se propondrán recomendaciones para mitigar los riesgos a los procesos de competencia y libre concurrencia”, dijo la Cofece.

En un estudio que patrocinó el año pasado, la comisión identificó que las familias pagan un sobreprecio de hasta 98.2% por bienes de consumo básico como tortilla, pan, huevo, carne, leche, frutas, verduras, lácteos, carnes procesadas y medicinas, debido al notable poder de mercado de las empresas de esos sectores.

En el pasado, la Cofece ha realizado estudios de mercado para analizar las condiciones de competencia en sectores como el agroalimentario, el financiero, el de los medicamentos de patente vencida (genéricos) y combustibles, entre otros. Apenas en abril pasado la comisión presentó un estudio sobre las condiciones de competencia en el mercado de autotransporte federal de pasajeros. Aunque la Cofece ha identificado obstáculos a la competencia en todos los estudios que ha realizado, las recomendaciones que ha lanzado no son legalmente vinculantes.

[email protected]