El acelerado ritmo del cambio tecnológico está provocando que con frecuencia las empresas se sientan sobrepasadas y experimenten un shock cultural digital ; sin embargo, si éstas concentran sus esfuerzos dando prioridad a preparar al talento con nuevas capacidades, lograrán maximizar el rol de la tecnología como un habilitador de mayores y mejores resultados de negocio.

NOTICIA: Cinco acciones para incorporar la inclusión financiera como estrategia de negocio

De acuerdo al reciente estudio Visión Tecnológica 2016 de Accenture, la era digital impacta en un 33% de la economía global, donde el 86% del liderazgo mundial visualiza que el crecimiento tecnológico aumentara sin precedentes. Este informe revela las cinco tendencias tecnológicas como talento, automatización de procesos y ética digital, que serán esenciales para el éxito de negocios en la economía digital:

  1. Economía de plataforma: los líderes de las industrias están aprovechando el poder de la tecnología, desarrollando modelos de negocios basados en plataformas digitales para captar nuevas oportunidades de crecimiento e impulsando el cambio más profundo en el ambiente macroeconómico global desde la Revolución Industrial. El 81% sostiene que los modelos de negocios basados en plataformas formarán parte de la principal estrategia de crecimiento de su organización en un lapso de tres años.
  2. Revolución predecible: los ecosistemas digitales de rápida creación están gestando la base para la próxima ola de cambio desdibujando fronteras en los mercados y las industrias; los líderes visionarios pueden predecir proactivamente estas trayectorias de ecosistemas para sacar una ventaja competitiva basada en la interacción de las industrias. Las empresas ya están pasando por cambios de ecosistemas en forma significativa o moderada, y un 81% de los encuestados indica que ya está experimentando esta tendencia en su industria.
  3. Talento líquido: mediante la explotación de la tecnología para posibilitar la transformación del talento, las empresas líderes crearán ambientes altamente adaptables y preparados para el cambio y que pueden cumplir con las exigencias digitales dinámicas de hoy. La ventaja competitiva que ofrece el talento líquido es notoria, ya que los encuestados indicaron que el profundo conocimiento de la tarea específica a realizar era sólo la quinta característica más importante que les requerían a los empleados para que éstos tengan un buen desempeño en un ambiente de trabajo digital. Otras cualidades como la capacidad de aprender rápidamente o la capacidad de cambiar de marcha tuvieron más prioridad.
  4. Automatización inteligente: los líderes están adoptando la automatización –inteligencia artificial (IA), robótica y realidad aumentada– para cambiar fundamentalmente la forma en que operan sus empresas e impulsar una relación nueva y más productiva entre las personas y las máquinas. Hay inversiones significativas que están en marcha, y el 70% de los encuestados reconocen un incremento en las inversiones relacionadas con la IA en comparación con dos años atrás, y el 55% revela que planea utilizar de forma extendida soluciones de aprendizaje y de IA.
  5. Confianza digital: la confianza es una piedra angular de la economía digital, el 83% de los encuestados lo confirma. Para generar confianza por parte de los usuarios, consumidores, ecosistemas y reguladores en este nuevo escenario, las empresas deben poner foco en la ética digital como estrategia fundamental; una mejor seguridad por sí sola no es suficiente.

Mientras los avances tecnológicos se aceleran a un ritmo sin precedentes –revolucionando al personal notablemente - las empresas que capacitan a empleados, socios y consumidores pueden capitalizar las innovaciones completamente. Las que integren en su agenda de negocio la gestión de la cultura digital, pueden empoderar a su personal para desarrollar nuevas competencias que, apoyadas de la tecnología, generen mayores y mejores resultados de negocio.

Horacio Fernández es director General de Tecnología de Accenture México