Durante el último año, la industria del consumo ha mostrado un buen nivel en la adaptación a las nuevas condiciones del mercado, en donde los clientes tenían una movilidad limitada, y en donde la limpieza de las tiendas, entregas a domicilio, plataformas digitales y atención a la seguridad de los compradores, son algunos de los factores clave que están definiendo las nuevas estrategias en las ventas.

En el marco de la presentación del estudio “Perspectivas de consumo para el cierre del 2021”, Ángel Estrada, socio de EY-Parthenon, indicó que en México existe un panorama muy positivo para el consumo y más pensando en la próxima temporada alta, donde se prevé una tendencia favorable en la parte de gasto y la confianza del consumidor.

“Según los resultados del estudio, la adopción de las compras en línea mantiene un crecimiento constante dada la preferencia de la población en México. Por otra parte, los indicadores muestran una mayor confianza de los consumidores y un incremento en las visitas físicas a supermercados, tiendas minoristas y puntos de consumo y de recreación”,  afirma el especialista.

“Estos factores muestran un panorama positivo para los próximos eventos como El Buen Fin y el cierre de año. Esta situación también generará oportunidades para fabricantes de bienes de consumo, el canal minorista, así como el ecosistema de plataformas y aplicaciones de logística y última milla”.

Asimismo, señala que en México el consumo se dirige a un constante crecimiento, donde los consumidores comienzan a retomar la confianza en la planeación de sus gastos después de las restricciones a causa de la pandemia. 

Ángel Estrada explica que de acuerdo con el estudio de EY-Parthenon se encontró que más del 30% de las personas encuestadas indicaron que les gustaría regresar a realizar actividades fuera del hogar, manteniendo el protocolo de sanidad.

“Esto tendrá un impacto en el crecimiento de consumo en la categoría de productos no comestibles; dando mayor prioridad a la compra de aquellos productos que se dejaron de consumir en meses previos. Por ejemplo, los encuestados señalaron que considerarían consumir 40% más en vacaciones y 34% en comidas en restaurantes y compras en centros comerciales”.

El socio de EY-Parthenon señala que el cierre de este año se puede parecer mucho más al 2019 con un incremento significativo en el consumo a medida que las personas opten por comenzar a realizar más actividades fuera del hogar y, por ende, consumir más.

Comercio en línea

Por su parte Juan Felipe Arango, socio de EY-Parthenon indicó que el comercio electrónico ha mostrado un continuo crecimiento desde el inicio de la pandemia, alcanzando su máximo nivel en marzo de este año con un índice de penetración del 38% para productos no comestibles y 23% en comestibles.

Sin embargo, a medida que el confinamiento cesa, el uso de plataformas para compras en línea podría disminuir en los próximos meses siendo la generación más joven de los consumidores la que reduzca su uso, lo cual podría pasar de un 34% a un 25 por ciento.

“Aunque el comercio electrónico no tendrá un crecimiento acelerado del 40% como el que mostró de 2019 al 2020, sí se espera un crecimiento exponencial de aproximadamente 20% anual en los siguientes 5 años. Los consumidores mexicanos descubrieron la facilidad de compra que ofrece este canal y la ventaja de evitar el contacto físico, por lo que continuará teniendo mayor penetración en el mercado”, señaló.

Juan Felipe Arango advierte que en los siguientes meses de temporada alta de consumo, las empresas deben prepararse para atraer a los clientes que están dispuestos a salir y comprar más. A medida que la recuperación y la vacunación avanza, la industria de consumo debe adaptar sus prácticas para mejorar sus canales digitales e implementar estrategias omnicanal (que el cliente pueda comprar de manera física o digital).

“Vemos un panorama muy positivo  el consumidor en México tiene un mejor nivel de confianza, el tráfico ha regresado debido a las menores restricciones en la movilidad y operación de las cadenas  donde el consumidor realiza sus actividades”.

Ángel Estrada agregó que dado que estos niveles de penetración se van a mantener a la alza en las compras en línea, estas nuevas tendencias serán una oportunidad para capturar a más clientes, generar más ventas y obtener una mejor rentabilidad.

De tal manera que en los próximos meses se estarán generando nuevas oportunidades de crecimiento para el sector.

alba.servin@eleconomista.mx

kg