Después de haber enfrentado tres repuntes de contagios a causa de la Covid-19 que obligaron al cierre intermitente de actividades y negocios, empresarios y gobierno federal afirman que el evento de El Buen Fin 2021 será la oportunidad para que la economía mexicana no sólo se recupere, sino que haya crecimiento económico del país, detonen los empleos y, sobre todo, superen la derrama de los 239,000 millones de pesos registrados durante el año 2020.

“Existen muy buenas expectativas para poder superar la meta de los 239,000 millones de pesos registrados durante El Buen Fin 2020. Tenemos la esperanza de que tengamos muchas personas comprando, y es que el IMSS nos reportó que el millón de empleos perdidos (durante el año pasado) se han recuperado. Esta tendencia de empleos la debemos seguir teniendo y nos da oportunidad de confiar en que habrá más personas con capacidad de adquirir productos y servicios en El Buen Fin”, resalta Héctor Tejeda Shaar, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

Tanto las empresas participantes como los gobiernos de los tres niveles se prepararon para la fiesta comercial más importante para el país –que se celebra del 10 al 16 de noviembre– en la que comercios de todo tipo ofrecen precios especiales en artículos, en especial pantallas, línea blanca, tecnología, ropa y calzado, así como servicios turísticos, mediante promociones, ofertas y planes de pago especiales. 

El también coordinador general de El Buen Fin, por parte del sector empresarial, sostiene que el país sigue afectado por la pandemia de Covid-19, pero “hay muy buenas expectativas y al tener los semáforos epidemiológicos en verde y que el proceso de la vacunación avanza, se espera una recuperación económica, con el compromiso de buscar equilibrio entre la salud y la economía”, declara Tejeda Shaar.

¿Falta de abasto?

Aunque el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez, advierte que las minoristas podrían enfrentarse a escasez de productos importados que afectarán la entrega de mercancía durante la semana de El Buen Fin, pues existen tres problemáticas de logística: el bloqueo en las vías férreas de Michoacán, la alta demanda de mercancía a nivel global, luego de la pandemia y el incremento de los costos de los contenedores provenientes de Asia.

El traslado de la mercancía vía contenedor se ha encarecido, pero “no hemos recibido ninguna comunicación de alguna escasez de mercancía por el tema de logística. No debería preocuparnos una escasez de productos para El Buen Fin. No hay empresa afectada por la cadena de suministro”, garantizó Héctor Tejeda.

Traxión, empresa logística, afirma estar bien posicionados en el canal de la entrega de mercancía, y no observa problemas en El Buen Fin para el abasto de productos a los consumidores.

Antonio Tejedo, vicepresidente de relación con Inversionistas de Traxion, reconoce que la pandemia de Covid-19 alteró el proceso logístico, pero las empresas están preparadas con mercancía para ofertar al consumidor.

Un respiro a la economía

La onceava edición de El Buen Fin será la oportunidad para impulsar la recuperación económica de México, apuesta Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, quien destaca que en el evento también, se podrán encontrar las mejores condiciones para el comercio y los compradores.

Una de las vías que persigue El Buen Fin es fortalecer e impulsar a las regiones fronterizas del país como importantes destinos comerciales, por ejemplo, en la frontera norte se tiene el objetivo de incentivar que más mexicanos opten por realizar sus compras en el territorio nacional, durante esos días, y mirar menos a Estados Unidos, con su Black Friday.

“En la frontera sur buscaremos atraer consumidores de Centroamérica a lasciudades mexicanas de esa zona, para adquirir productos y servicios que requieren, y así impulsar el comercio local e incrementar la derrama económica de cientos de negocios que requieren ingresos”, planteó el titular de la Unidad de Normatividad, Competitividad y Competencia de la Secretaría de Economía, Jesús Cantú.

Para ello, el gobierno federal a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT) llevará a cabo el sorteo de El Buen Fin, con una bolsa de 400 millones de pesos para repartirlos en más de 321,000 premios, así como un premio insignia por 250,000 pesos, a fin de estimular las compras a través de las tarjetas de crédito y débito.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), que representa a 410 empresas del comercio electrónico (e-commerce), ocho de cada 10 encuestados en su reporte Expectativas de Compra Buen Fin 2021, tienen interés de compra de productos y servicios durante el evento. Aunque, el segmento que más resalta con intención de compra son los jóvenes adultos con rangos de edad de 18 a 34 años.

“El interés por la compra omnicanal a diferencia de lo que se vivió en 2020, el usuario que tiene interés de compra durante la campaña es un comprador que principalmente planea utilizar ambos canales (online y físico) para la adquisición de sus productos y servicios. Alrededor de 97% de los potenciales compradores piensan adquirir sus artículos combinando en algún momento las tiendas físicas e Internet”, refiere la encuesta.

Durante El Buen Fin 2020, el canal de ventas digitales aumentó 225% por la pandemia, con la mayor incidencia en los segmentos de mayores ingresos, sin embargo, la comercialización en línea ha cobrado más relevancia en lo que va del 2021, con tendencia ascendente.

Para muestra de esto, el presidente de la Concanaco tiene el reto de que las ventas en línea realizadas por su gremio incrementen su participación y pasen de 40 a 45% del total de la comercialización durante El Buen Fin.

Además, menciona, hay comercios que reportan más ventas durante el evento de El Buen Fin respecto a la temporada navideña, lo que indica que que el programa cada vez gana más espacio, por ser una temporada de descuentos, promociones en las que miles de empresas y tiendas buscan aumentar sus ventas.

Javier Treviño, director general del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) recordó que El Buen Fin, desde su primera edición,  “ha sido muy bueno el consumo interno, es una de las principales fuentes de crecimiento y ayuda a que el ciclo de la actividad económica se renueve, para promover inversiones adicionales y generar cadena de valor, que tiene un efecto multiplicador debido a que una mayor demanda de bienes y servicios se traduce, sin duda en más empleos y mejores salarios para la población”.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx

kg