El anunciado como próximo director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, confirmó que se condonará la deuda de algunos morosos en el país y que no habrá despidos del personal de la empresa, además de que no cuenta con instrucciones para reinsertar a trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), pero sí analizará la situación financiera de la estatal para corregir su rumbo con el objetivo de que no desaparezca y deje de comprar energía para generar la propia.

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, explicó que sí habrá una condonación a los morosos de la CFE a partir del 1 de julio, porque se trata de personas que no pueden pagar los altos costos de la energía y es una cuestión de justicia social.

De acuerdo con los indicadores de la estatal, la condonación de recursos agravaría la deteriorada situación financiera de la empresa, ya que en lo que se refiere a ingresos netos, en el primer semestre del 2018 mostraron una reducción interanual de 10% situándose en 217,449 millones de pesos en de enero a julio.

Además, de acuerdo con el último Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) de la Secretaría de Energía, las pérdidas no técnicas (por conexiones ilegales y falta de pago de usuarios) fueron 18,268 gigawatts hora, lo que equivale al 7.6% del total de la energía recibida en 2017. El valor económico de estas pérdidas asciende a 30,325 millones de pesos que la estatal eléctrica dejó de recibir el año pasado.

Cabe recordar que la CFE registró su peor resultado financiero para un primer semestre del año en 2018, al reportar una pérdida neta de 39,864 millones de pesos. Esta pérdida contrastó con la utilidad obtenida en el mismo periodo del 2017: de 35,951 millones de pesos.

La estatal eléctrica arrastra una situación de pérdidas financieras durante más de una década, que sólo se vio compensada en 2016 y 2017 cuando la Secretaría de Hacienda realizó una aportación para reducir a la mitad el pasivo laboral de la empresa.

Por tanto, Bartlett aseguró que en cuanto el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), declare a Andrés Manuel López Obrador presidente electo, iniciará los trabajos de transición para conocer el estado financiero de la CFE y entonces tomar las medidas para su rescate.

"Llego a que me enseñen qué se ha hecho y poner los correctivos y no sea una empresa moribunda", dijo "cómo vamos a llegar a correr gente, si el principal patrimonio de la CFE son los trabajadores, técnicos, todos los que hacen labor y que han trabajado toda su vida, ellos son la CFE, ellos son intocables…todos, jefes y mandos".

Por tanto, su principal mandato es rescatar a la CFE, "una empresa que ilumina este país desde 1937 y no está cumpliendo su función; no podemos permitir que desaparezca".

Ante las críticas que ha recibido por su nombramiento, reiteró que "son chispitas" que ya se esperaban y aclaró que el calificativo de "estúpidas" no fue generalizado, sino a una en particular y que está relacionada con declaraciones que le atribuyen.

kgarcia@eleconomista.com.mx