Tras la expiración de la prohibición a la exportación de carne, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunciará un esquema de reapertura de las ventas al exterior y un Plan Ganadero que persigue aumentar la producción a unas 5 millones de toneladas anuales y asegurar el suministro a nivel doméstico. El plan busca llevar de 3 millones a 5 millones de toneladas la producción anual de carne vacuna y reservar algunos cortes exclusivamente para el mercado interno. Con estos anuncios, se daría por finalizada en los plazos previstos la suspensión total de las exportaciones dispuesta hace casi un mes.

No obstante, se mantendrá prohibida la venta al exterior de los cortes populares como vacío, matambre y asado, con el objetivo de garantizar el abastecimiento y una baja de precios locales, según Télam. Además, para el total de exportaciones habrá cupos que podrían estar en torno al 50 por ciento.

El Gobierno convocó al Consejo Agroindustrial Argentino y a todas sus organizaciones. Estarán representantes de la Mesa Nacional de Carnes; del Consorcio Exportadores de Carne ABC; de la Sociedad Rural (SRA); Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne; de Coninagro y de Federación Agraria Argentina. Incluye así a la Mesa de Enlace. El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, anticipó que "la idea es que se puedan mantener algunos de los productos que se han dirigido al mercado externo en el mercado interno para aumentar la oferta". Más allá de las medidas a anunciar, también se espera que se pongan otras en discusión con el sector, entre ellas incentivos fiscales.