Los reguladores han pedido controles más rigurosos al sacar algunos aviones Airbus del almacenamiento debido a la pandemia, luego de lecturas de cabina defectuosas que pueden sugerir que los sensores están bloqueados.

Los pilotos se basan en lecturas de velocidad aerodinámica derivadas de sondas externas conocidas como tubos de Pitot, que pueden bloquearse con nidos de insectos o suciedad si no se sellan adecuadamente durante el almacenamiento.

La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) dijo en una directiva de seguridad que cubre la familia Airbus A320 que "se ha informado de un número creciente de interrupciones operativas debido a discrepancias en la velocidad del aire" a medida que regresan al aire.

Un portavoz dijo que los eventos incluyeron vuelos comerciales y en la mayoría de los casos llevaron a un despegue abortado. "La EASA no tuvo informes de lesiones resultantes, problemas de aeronaves o sistemas", dijo.

Cuando se le preguntó si los pasajeros habían estado a bordo, un portavoz de Airbus dijo que no había un desglose entre vuelos de pasajeros, de carga o de control técnico.

Los informes llevaron a Airbus a realizar más simulaciones por computadora que sugirieron que los problemas con dos de los tres sensores pueden afectar la estabilidad del avión durante el despegue, aunque ninguno de estos eventos ocurrió en las operaciones, dijo EASA.

El portavoz de Airbus dijo que estas acciones de seguimiento eran de precaución y que la seguridad era su principal prioridad.

rrg