A pesar de los ajustes en tarifas y descuentos realizados entre proveedores y Pemex, se calcula que para el cierre de año pasado el adeudo entre la petrolera estatal y el sector privado suma 69,000 millones de pesos y los retrasos van de los seis a los nueve meses.

Para resolver los retrasos que hay en los pagos, Pemex ha promovido, con diversas asociaciones, el uso del programa de Cadenas Productivas, y de esa manera lograr que los proveedores cobren sus facturas en un plazo similar al que se tenía antes de la crisis de pagos que era de 20 días.

La petrolera estatal se sumó al proyecto de Cadenas Productivas de Nacional Financiera (Nafin) y que ya tiene a 550 en operación; lo mismo usa créditos de la banca nacional que hace acuerdos con empresas financieras internacionales.

El objetivo del programa, puesto en marcha desde el 2007, es implementar una operación de factoraje financiero en el que las empresas pueden cobrar anticipadamente sus cuentas por cobrar. La operación acumulada de Nafin es de 1.7 billones de pesos, de los cuales 442,000 millones pertenecen al sector de gobierno federal.

Permite a sus proveedores cobrar anticipadamente sus facturas sin que tengan que esperar a la fecha de vencimiento

El mecanismo es una cesión de derechos de cobro que hace el proveedor al intermediario financiero; y el proveedor absorbe el costo por liquidar de manera anticipada su factura.

Así, los proveedores obtienen sus recursos antes de la fecha de vencimiento y pueden cobrar con el banco de su preferencia -ya que es una plataforma multibanco- y se reducen los gastos de gestión y cobranza.

Hay certeza de cobro, acceso a tasas competitivas (TIIE+1.25) y acceso a créditos y otros productos de Nacional Financiera.

Nafin Cadenas Productivas tiene un costo financiero del 9.25% anual y se pueden obtener ganancias al ofrecer un descuento por pronto pago a proveedores, y no es necesario ser sujeto de crédito o presentar garantías.

De acuerdo con la información disponible, el 58% de las cadenas productivas con las que trabaja son del sector privado y el 42% del sector público.

Hasta ahora el banco trabaja con 231 entidades y dependencias del gobierno federal, con más de 102,000 proveedores incorporados y maneja más de 1,000 millones de pesos diarios.

Este programa incluye ahora a Pemex, IMSS, CFE, SCT, ISSSTE Tesorería y Diconsa. En total se hacen cerca de 10,000 transacciones diarias.

En el sector privado opera con 319 empresas de los sectores industrial, comercial y de servicios; tiene a más de 89 empresas en promoción y más de 66 en implementación. Coopera con las Cadenas Productivas de Walmart, Palacio de Hierro, Cemex, Farmacias del Ahorro, Casa Saba e Hylsa, entre otras.

Nafin tiene en su programa de apoyo a 154 intermediarios financieros con quienes los proveedores de Pemex tiene alianza. Incluye a los 24 bancos más importantes del país como Banamex, HSBC y Banorte o Volkswagen Bank, ABC Capital o los 130 intermediarios financieros especializados como es el caso de Sofoplus, Financiera Emprendedores, Exitus Capital o GrupoHIR.

Otro esquema al que los proveedores pueden acceder son los créditos PYME que tienen un costo financiero de 27% anual, una tasa de interés alta en comparación con el de Cadenas Productivas, con trámites excesivos y la probable exigencia de garantías hipotecarias.

[email protected]