La subcontratación bajo el esquema de “servicios especializados” ya se practica en países como España, Japón, Italia y Colombia, por lo que la empresa de capital español, Adecco Group, lo incorpora como su modelo de negocio central en México, luego de la aprobación de la reforma en materia de outsourcing.

En entrevista con El Economista, Francisco Martínez Domene, CEO de Group Adecco México, explicó que la compañía, con presencia en 60 países, ha trabajado de la mano con las oficinas de cuatro países en los que la regulación permite los servicios especializados, pero que a diferencia de México, en ellos sí se contempla el empleo temporal.

“Hemos trabajado con las operaciones más robustas de servicios especializados, que son las de España, Italia, Japón y Colombia, son las que llevan más tiempo en el mercado. Hay otros países que también la tienen, por ejemplo: Perú, Argentina y Chile, pero diría que son esos 4 países, sobre todo España, la operación más grande”, detalló.

Las operaciones de México -para la compañía- están entre las más grandes a nivel del mundo, compite con con E.U, España, Italia, Japón, Alemania, Francia. México es una de las 11 operaciones más grandes del mundo.

Pese a los efectos negativos que puede traer la reforma, Martinez Domene afirma que la compañía se acogerá a la nueva normativa que dictó el gobierno de México y lo harán de manera muy acelerada “nos vamos a enfocar fundamentalmente en 4 nuevas áreas que son: área de servicios especializados industriales y logísticos, área de servicios especializados para office (tareas y procesos de back office y management); la tercera es marketing (servicios de ventas, promotoria y cambaceo) y la cuarta división de servicios especializados que ya vamos a tener es en tecnología y de salud ocupacional o salud corporativa”.

Martínez Domene detalló que desde 2019 empezaron con los procesos de análisis para implementar este nuevo esquema en nuestro país, mismo que ya está en la etapa de lanzamiento en el mercado; aunque “nos faltaría el registro (ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social), nosotros queremos apostar fuerte por servicios especializados y vamos a registrar cada una de las divisiones y entendemos que no vamos a tener ningún problema para conseguirlo”.

El directivo comentó que el impacto en el corto plazo en la compañía es de 30% de la subcontratación que realizan; sin embargo, detalló que trabajan de manera conjuntamente con sus clientes para llevar a cabo la transición de ciertas operaciones a servicios especializados.

pilar.martinez@eleconomista.mx