La planta de General Motors en Silao, Guanajuato, inició con el proceso de legitimación del contrato colectivo de trabajo bajo la modalidad de voto libre, secreto y directo de los trabajadores; no obstante, se han denunciado diversas irregularidades de parte del Sindicato Miguel Trujillo López, de la CTM.

En entrevista con El Economista, Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), y asesor de los trabajadores de la armadora, dijo que todo el proceso de legitimación ha sido una simulación, no permitieron observadores laborales, y desconocemos si la autoridad laboral está presente para avalar el proceso. Agregó que “desde hace varios días el sindicato se encargó de llamar a grupos de trabajadores para inducir el voto”. Sin embargo, Juan Carlos Felix, secretario de trabajo del Sindicato Nacional “Miguel Trujillo López” de la CTM, comentó que “es un proceso muy vigilado”, y que sí hay presencia de inspectores.

pilar.martinez@eleconomista.mx