Un cuarto de los colaboradores de plataformas digitales como Uber, Rappi, Airbnb y Mercado Libre, entre otras, son sancionados con retenciones de hasta 36% por no registrarse adecuadamente ante el SAT bajo el régimen creado para este tipo de empleos, de acuerdo con Heru, una startup que ayuda a los trabajadores independientes o freelancers a presentar sus declaraciones de impuestos.

Esta cifra es relevante si se considera que un comerciante de un marketplace como Mercado Libre o Amazon percibe en promedio 31,000 pesos mensuales, lo que significa que si no está registrado ante el SAT y presenta su declaración mensual de impuestos, puede llegar a perder hasta 11,600 pesos mensuales. 

En el caso de los anfitriones de Airbnb, estos cuentan con ingresos mensuales promedio de 26,000 pesos, por lo que sus pérdidas en caso de no estar registrados ante el SAT pueden ascender a 9,360 pesos; mientras que un conductor de plataformas como Uber y Didi gana al mes alrededor de 19,000 pesos y podría perder 6,840 pesos por la carga fiscal. Los repartidores de plataformas como Rappi o Cornershop ganan en promedio 7,100 pesos al mes y puede llegar a perder 2,556 pesos.  

Según los cofundadores de Heru, Stiven Rodríguez y Mateo Jaramillo, hasta la entrada en vigor de la nueva regulación fiscal para los colaboradores de plataformas digitales, 38% de los trabajadores independientes nunca se habían registrado ante el SAT y de estos, 65% no lo había hecho porque no sabía cómo hacerlo.

El gobierno del presidente López Obrador introdujo en la Miscelánea Fiscal para el año 2020 nuevas disposiciones para que los trabajadores de plataformas digitales tributaran tanto el Impuesto al Valor Agregado como el Impuesto sobre la Renta que les correspondía. 

Las plataformas digitales se convirtieron así en retenedoras de estos impuestos y comenzaron a realizar el cobro de 16% de IVA  por sus servicios, a excepción de los de publicidad digital. En el caso de la prestación de servicios de transporte terrestre y repartidores, en plataformas como Uber y Rappi, las tasas de retención del ISR van del 2 al 8%; mientras que para la prestación de servicios de hospedaje, como los que se ofrecen a través de Airbnb, la tasa va de 2 a 10%, y en el caso de enajenación de bienes (compraventa) y prestación de servicios, el rango de la tasa es de 0.4 a 5.4 por ciento.   

De acuerdo con el Informe Tributario y de Gestión del Servicio de Administración Tributaria (SAT) correspondiente al primer semestre del 2021, el monto total de los ingresos del Estado por estos impuestos a los trabajadores de plataformas digitales (sin contar el IVA recaudado por las plataformas) fue de 272 millones de pesos, es decir 122 millones de pesos más que en el primer semestre del 2020, un crecimiento de 73 por ciento.

Heru es una startup que actualmente está enfocada en ayudar a los trabajadores que trabajan a través de las plataformas digitales en su tributación ante el SAT, una población que alcanza a 4 millones de personas. En el mediano plazo, la compañía busca ofrecer sus servicios a toda la población de trabajadores independientes, que según sus estimaciones son alrededor de 13 millones de personas.

A través de una aplicación y un algoritmo, los trabajadores de cualquier plataforma digital pueden simplificar y  automatizar sus procesos contables. La plataforma tiene 60,000 personas inscritas en la aplicación y ha procesado 12,000 declaraciones de impuestos mensuales ante el SAT. Por un total de 200 pesos al mes, además de la declaración de impuestos, la plataforma ofrece ayuda para que los trabajadores deduzcan la mayor cantidad de compras posible de acuerdo con su actividad.        

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx