Para los analistas, el modelo base cero que pretendía implementar el gobierno federal para el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016 simplemente se esfumó.

Tenemos muy claro que el presupuesto base cero no fue (...), hubo presiones del gasto programable que hicieron que no hubiera margen de maniobra y fuera inercial , expresó Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Sin embargo, consideró que para lo que resta del sexenio, sí se observarán reestructuraciones más grandes.

Muchas de las cosas que se empezaron a planear en este 2015 se empezarán a ver en el 2018 .

El problema, expuso, es que más de 70% del presupuesto está comprometido en gasto programable, que se refiere al financiamiento de pensiones, subsidios y programas sociales, por lo que quedaba poco margen para empezar de cero.

Agregó que a este país le urge una reforma fiscal a fondo: Cuando la tengamos, sí vamos a tener que repensar más cosas del gasto público y será en ese momento que veamos cambios significativos .

En este sentido, Marco Cancino, director de Inteligencia Pública, comentó que simplemente fue una ocurrencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público llamarle así, porque al final del día no se percibió un cambio de fondo.

No tenían ningún elemento en la práctica de presupuesto base cero (...) Lo que sí hay que reconocer es que Hacienda busco reducir el presupuesto, no sólo en términos absolutos sino también reales .

En defensa, Baltazar Hinojosa, presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, dijo que se llevó a cabo un presupuesto con el modelo base cero, dado que se eliminaron programas y se reasignaron recursos.

No fue un presupuesto inercial; de serlo, no nos hubiéramos tardado tanto en hacerlo (el presupuesto). Hubo recortes y se buscó cuidar sectores como la salud, educación y el campo .

Insistió en que para el 2016 se privilegiaron aquellos recursos que inciden en mayor medida en la reducción de la pobreza y el incremento en el acceso efectivo a los derechos sociales; los programas que impulsan la productividad y la actividad económica, así como lo programas y proyectos de inversión que observan un mayor beneficio social.