La victoria tan contundente tanto a nivel federal como a nivel legislativo que consiguió Andrés Manuel Lopez Obrador en las urnas, permitirá enfilar mejor los cambios que plantea, de la manera responsable, advierte la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.

“Obviamente se abren opciones importantes para poder proponer. Sobre todo para poder alinear la política del Ejecutivo con la del Legislativo, que siempre forma parte de lo que yo llamaría la economía política”, dice.

Entrevistada por El Economista, a 24 horas de haberse entrevistado con Alfonso Romo, quien será el Coordinador de la Oficina de Presidencia, descarta sentirse preocupada por este importante capital político de AMLO, y asegura que “el candidato ganador ha sido muy responsable y no va a proponer grandes rupturas, ni grandes cambios”.

Descarta que la intención del candidato triunfador de las elecciones de integrar a funcionarios de organismos internacionales al gabinete, sea un intento por generar certidumbre.

“Lo que más ayuda a generar certidumbre es lo que el ha dicho y hecho él mismo: no imponer nada, buscar la persuasión y concertar. Él ha hablado de la concordia y de como lograr posiciones comunes y creo que es muy importante para México, porque lo vuelve mas resiliente respecto de lo que esta pasando en el contexto internacional”.

Dice que la propuesta de AMLO de reunirse periódicamente con los empresario es muy interesante.

“Creo que ahí esta la clave de aspectos como el tema laboral, de innovación, de tecnología, ahí hay mucho  que hacer de conjunto con el sector privado. Y creo que ha dado señales de como está conformando su equipo de trabajo y con gente muy bien preparada, muy bien formada”. 

Gasto y recaudación eficiente, alternativas

—Con este amplio capital político que tendrá AMLO ¿Podríamos esperar una segunda ronda de reformas estructurales?

—No necesariamente. Desde CEPAL hemos hablado de una política fiscal más progresiva. Es claro que la región en su conjunto requiere alinear sin sistema tributario a otros contextos como lo que sucede en la  OCDE, pero son opciones de economía política. Es decir hay tiempos y momentos para plantearlas. El gobierno actual se planteó una reforma tributaria, que ha rendido frutos, comenzó en 2013, y en 2017 ya se logró aplicar en plenitud el incremento de ingresos tributarios. Y en realidad el candidato ganador ha tomado la opción de no subir los impuestos y estoy segura que lo van a cumplir. Entonces ese instrumento no está disponible pero se pueden explorar otros.

—¿Eficiencia en el gasto público?

—Es una alternativa. Lo mismo que volver más eficiente la recaudación tributaria para controlar la evasión fiscal y para ésta no se requiere una reforma, sino ejercer como autoridad fiscal una disciplina mayor en la recaudación. Y un tercer instrumento:  si el país crece como se espera, y en verdad el empresariado se compromete a aumentar la inversión y se mantienen los niveles de la Inversión Extranjera Directa (IED), o sea si hay motores de crecimiento viables, también los ingresos públicos se incrementan 

—El candidato ganador plantea generar ahorros a partir del gasto público para usar esos recursos en proyectos sociales. Algunos analistas dicen que no dan las cuentas…

La eficiencia del gasto permitirá priorizar el gasto de capital, más que el corriente, ir más a las inversiones y propiciar ahorros. Eso ya lo hizo en la Ciudad de México, donde a base de ahorros consiguió financiar la pensión de adultos mayores. Creo que es un camino interesante y el que se está privilegiando por ahora.

Política industrial y el nuevo lugar de México en el mundo

—¿El candidato recibió alguna asesoría de la CEPAL para desarrollar sus Pejenomics? Como ustedes lo ayudaron cuando estuvo al frente de la Ciudad de México ¿Los buscó en campaña?

—No hemos sido partícipes, pero si tengo que decir que nos interesa mucho como CEPAL colaborar. Somos una especie de observatorio regional de políticas económicas, sociales, ambientales y podemos traer a la mesa de este equipo las mejores experiencias,  mejores lecciones desde nuestra óptica, que es desarrollo. Si nos dice que quieren que les ayudemos con las mejores prácticas para la política industrial, genial. O como combinar la era digital con las prioridades de México, listo. Nuestra experiencia está en la mayor disposición de apoyar. 

—Ustedes por años han hablado de la importancia del desarrollo de una política industrial en México como motor de crecimiento ¿Sería el momento oportuno?

—Una política industrial explícita puede definir como quieres llevar adelante un desarrollo territorial más equilibrado, y más equitativo entre el norte y sur. Es una apuesta muy importante  que pasa por tener una visión de integración. Y si desarrollan una mirada estratégica de integración entre Centroamérica y México, se podría potenciar y generar mas crecimiento de ambas regiones, y más empleo que genere arraigo.

—¿La mirada estratégica hacia el sur, incluida Centroamérica podría indirectamente reducir la migración de Centroamérica y México?

—Hemos estudiado en CEPAL la integración de red eléctrica en México y Centroamérica y vemos grandes virtudes, grandes ventajas, algunos obstáculos a superar pero un enorme potencial para bajar costos de electricidad, lo mismo que para un avance digital. Hay opciones interesantes que van más allá de una política estado por estado Todo depende de como se quiera insertar Mexico en el mundo. En el pasado se integró más a Estados Unidos. Sería interesante ahora, abrirse al resto del mundo, empezando por América Central.

ymorales@eleconomista.com.mx