El presidente Donald Trump, canceló este jueves el viaje previsto de la delegación de Estados Unidos al Foro Económico Mundial de Davos, una semana después de anunciar que él no asistiría a la cita si proseguía la crisis política que ha provocado en su país el cierre parcial de la administración federal.

“Por respeto a 800,000 grandes trabajadores estadounidenses que no están recibiendo un salario y para asegurar que su equipo pueda ayudar en lo necesario, el presidente Trump canceló el viaje de su delegación al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza”, informó en un comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, tenía previsto liderar a la delegación estadounidense en el foro anual, que se celebrará del 22 al 25 de enero, anunció esta semana la Casa Blanca.

Junto a Mnuchin, planeaban viajar a Davos los secretarios de Estado y de Comercio, Mike Pompeo y Wilbur Ross, respectivamente; y el representante de comercio exterior de Estados Unidos, Robert Lighthizer; además del vicejefe de gabinete de la Casa Blanca, Chris Liddell.

Trump advirtió la semana pasada que no iría a Davos si continuaba el cierre parcial de la administración, que ya lleva 27 días sin anuncios de solución y con el mandatario enrocado en su insistencia de que el Congreso apruebe fondos para la construcción del polémico muro fronterizo con México.

En total, cerca de 70 jefes de Estado y de gobierno y más de 300 ministros de un centenar de países se reunirán en Davos, la pequeña localidad de los Alpes suizos que cada año se convierte por una semana en una fortaleza dotada de las tecnologías de seguridad más innovadoras para garantizar su protección.

Trump asistió el año pasado al exclusivo foro y también lo hizo en el 2017, días antes de asumir el poder, cuando se convirtió en el primer presidente electo estadounidense en acudir a la cita y generó tensiones con su discurso proteccionista.

La de Trump no será la única ausencia notable de este año en Davos, puesto que el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció hace algunos días que no asistirá debido a la crisis que vive su país tras varias semanas de manifestaciones de los llamados Chalecos Amarillos, las cuales están teniendo consecuencias económicas, principalmente en sectores específicos como el turismo y el comercio.