La propuesta que la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) presentará para combatir la expedición de facturas apócrifas no tendrá ningún impacto presupuestal, de acuerdo con un análisis presentado por el ombudsman fiscal.

A través de su página de Internet, la Prodecon hizo pública su propuesta para combatir la emisión de Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) apócrifos, en la cual sugiere retener dos terceras partes del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en toda prestación de servicios que se lleve a cabo.

“La propuesta consiste en aplicar una retención de las dos terceras partes del IVA —alrededor de 10.6 de 16% que se cobra— que se cause en toda prestación de servicios, independientemente de que se presten por personas físicas o morales (...) Esto provocaría dos cosas: se rastrearía de forma inmediata quién está comercializando facturas que amparan operaciones inexistentes y, la segunda, le daría al fisco una herramienta de recaudación prácticamente inmediata del IVA”, indicó en su momento Edson Uribe, subprocurador de la Prodecon.

En este sentido, el ombudsman fiscal refirió en su documento que la retención del IVA no tendría ningún impacto presupuestario, ya que esta retención no supone un gasto extra para la autoridad fiscal ni para el contribuyente.

Agregó que otro de los beneficios de esta propuesta es que sólo se debería modificar el artículo 1A de la Ley del IVA, ya que actualmente se hace una retención del IVA pero sólo en transacciones de servicios prestados por personas físicas.

Esta acción coexistiría con la llamada lista negra del Servicio de Administración Tributaria, además de complementar la medida que anunció Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, de considerar la emisión de facturas apócrifas como delito grave.

“La evasión fiscal es un delito y un problema grave en nuestro país. Unas de sus más agresivas y dolosas modalidades son la compra y venta de facturas que amparan operaciones inexistentes. Práctica que subsiste ante una oferta y una demanda”, aseveró la Prodecon.

Con la compra de comprobantes apócrifos, quien los obtiene busca disminuir o eliminar el pago de los impuestos que le corresponden, es decir, finge tener más gastos de los que realmente tuvo para pagar una menor cantidad de impuestos. Por su parte, quien emite la factura que ampara operaciones inexistentes cobra un porcentaje de lo facturado para obtener dinero.

De acuerdo con cifras del 2010 al 2 de agosto de este año, el SAT ha detectado a 8,301 empresas que, presuntamente, simulan operaciones, las cuales han facturado 2.04 billones de pesos a través de comprobantes apócrifos.

Abre consulta pública

A partir de este lunes, y hasta el 28 de septiembre, la Prodecon abrió una consulta pública para que diferentes actores de la sociedad envíen sus comentarios y observaciones al organismo.

“La presentación al público de este proyecto, previo a su presentación ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, tiene por objetivo recibir propuestas, opiniones o comentarios de cualquier persona interesada”, señaló.

Agregó que la consulta pública se realiza para transparentar su contenido y democratizar su discusión. Podrán participar en ella cualquier ramo o sector de la industria o comercio, así como universidades, academias, cámaras o colegios, y ciudadanía en general.