En los primeros tres meses del año aumentó la salida de capitales del mercado de dinero en comparación con el mismo periodo del año pasado, convirtiéndose en la principal corrida de capitales desde 1991, cuando comenzó el registro.

De acuerdo con la Balanza de Pagos del Banco de México (Banxico), en el primer trimestre del 2021 salieron 5,850 millones de dólares del mercado de dinero, lo que representó un incremento de 5.8% en comparación con los 5,525 millones que salieron en el mismo periodo del año pasado.

Mientras que en el último trimestre del 2020 habían ingresado al mercado de dinero 4,640 millones de dólares.

En el otro extremo, Banxico reportó que de los valores emitidos en el exterior se captaron 4,075 millones de dólares, lo que supone una caída de 43% respecto a los 7,202 millones de dólares del primer trimestre del 2020.

Déficit de 5,135 millones de dólares

La Balanza de Pagos de Banxico reportó que en el primer trimestre del 2021 la cuenta corriente registró un déficit de 5,135 millones de dólares, con lo cual representó 1.7% del Producto Interno Bruto (PIB); sin embargo, los datos son menores a los que se registraron en el mismo periodo del 2020, cuando el déficit fue por 7,502 millones de pesos, lo que significó 2.5% del PIB.

“Esta reducción anual del déficit de la cuenta corriente fue resultado de una significativa disminución del déficit del ingreso primario y del dinamismo que han continuado mostrando los ingresos por remesas”, señaló el banco central.

El déficit en la cuenta corriente fue resultado de créditos por 130,044 millones de dólares, y de débitos que sumaron 135,180 millones de dólares.

“El saldo negativo de la cuenta corriente en el primer trimestre se derivó de la combinación de un déficit en la balanza de bienes y servicios por 5,605 millones de dólares, de un déficit en la de ingreso primario por 9,976 millones de dólares y de un superávit en la balanza de ingreso secundario por 10,446 millones de dólares”.

Mejor desempeño, con riesgos

La institución monetaria señaló que la vacunación y la mejora en las perspectivas económicas contribuyen a que los mercados financieros registren un mejor desempeño.

Pese a esto, el banco central alertó de riesgos que podrían materializarse, como un “apretamiento en las condiciones financieras globales”, esto ante el aumento de la inflación que se está presentando en Estados Unidos que generaría una presión para aumentar las tasas de interés de los bancos centrales.

“Además, las economías emergentes enfrentan una mayor absorción de recursos por parte del sector público en aquellas economías avanzadas que implementaron cuantiosos estímulos fiscales y por la creciente participación de China entre los activos de renta fija de economías emergentes por su inclusión en los principales índices globales de inversión”.

ana.martinez@eleconomista.mx