El vicepresidente de la Reserva Federal (Fed), Richard Clarida, afirmó que el crecimiento económico de Estados Unidos (EU) podría alcanzar 7% este año, a medida que se resuelvan los cuellos de botella en la oferta de trabajo y se acelere la recuperación.

“Parece que la economía, en todo caso, puede acelerarse este año... Podríamos tener un crecimiento superior a 6%, posiblemente de 7%”, dijo Clarida en su intervención en una conferencia de la Reserva Federal de Atlanta.

Los actuales cuellos de botella en la mano de obra y la oferta, dijo, probablemente pasarán, y la evidencia indica que “puede tomar más tiempo reabrir una economía de 20 billones de dólares de lo que tomó cerrarla”.

La cifra mencionada por el vicepresidente de la Reserva Federal va de la mano con la anunciada por el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, quien “espera el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense en décadas”.

Por su parte, la Oficina de Análisis Económico (BEA) anunció hace unas semanas el registro del PIB de EU durante el primer trimestre, el cual obtuvo un crecimiento a tasa anualizada de 6.4%, después de una contracción de 3.5% durante el 2020.

Aún es muy pronto

En el mismo evento, Richard Clarida señaló que el informe de empleos de EU es más débil de lo esperado y mostró que la economía aún no ha alcanzado el umbral para justificar la reducción de las compras masivas de bonos por parte de la Fed.

“De acuerdo al informe de empleo de abril, no hemos logrado progresos sustanciales (...) A medida que avanza el año los responsables de formular las políticas evaluarán los datos y ciertamente daremos una advertencia antes de anticipar la reducción del ritmo de esas compras”, comentó Clarida.

En el tema del empleo, recientemente se anunció que los empleadores crearon sólo 266,000 nuevos empleos durante el mes pasado, se esperaba la creación de 1 millón de empleos. Asimismo, la tasa de desempleo se situó en 6.1%, 0.1 puntos porcentuales más que el mes de marzo.

La BEA publicó la semana pasada el dato de inflación, la cual registró un crecimiento de 0.8% mensual durante abril, alcanzando una tasa anual de 4.2%, su máximo nivel desde septiembre del 2008.

Expertos han advertido que la política monetaria ultra expansiva está avivando la inflación y apuntaron al último registro como una prueba de ello.