La agencia Standard and Poor´s cambió el panorama de calificación para Japón de estable a negativo, resultado del riesgo real de que la situación fiscal del país se complique ante el costo de reconstrucción tras el terremoto y tsunami de marzo pasado.

La calificación soberana de Japón se encuentra en AA- desde enero pasado; y con el cambio de perspectiva, se ha puesto la nota soberana a un paso del recorte que le llevaría al siguiente nivel en la escala crediticia, de una calidad alta a simplemente buena.

Los analistas de la firma estiman que el costo de la reconstrucción elevará el déficit fiscal japonés en 3.5 puntos del PIB, un desequilibrio que según el Fondo Monetario Internacional (FMI), se encuentra ahora en 11% del PIB.

La proyección del costo de reconstrucción se queda en la base de la estimación que dio a conocer el FMI, que va de 3 a 5 puntos del PIB japonés.

Con ello, se multiplicaría la deuda pública del país que según estadísticas del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) se ubicaría por arriba del 204% del PIB este mismo año, lo que le hace el país con la mayor deuda pública del planeta.

En ausencia de medidas para aumentar la recaudación, el gobierno central y las autoridades regionales soportarán la mayor parte de estos costos, sumando un 2% adicional a nuestras previsiones del déficit público para este ejercicio y un 1% adicional para el del año próximo , explica la firma en el comunicado.

LO RESCATABLE

Según el comunicado, el país tiene activos netos en el extranjero y dispone de un sistema financiero sólido y una economía diversificada. Además, destaca que como el yen constituye una moneda de reserva importante a nivel mundial, podría esperarse como un ancla de confianza para los inversionistas.

La agencia, que ya rebajó un nivel en enero la nota de Japón debido a su alto endeudamiento, advirtió que podría recortarla de nuevo si no se pone en marcha la consolidación presupuestaria.

En la escala de calificación de Standard and Poors hay 22 escalones, divididos según la calidad crediticia de los países o soberanos. El nivel más alto corresponde al AAA que significa una calificación sobresaliente. Y la nota AA donde está Japón, es el nivel más bajo del segmento de alta calificación.

[email protected]