La agencia calificadora Standard & Poor’s (S&P) ratificó este martes la calificación crediticia de México en BBB, en moneda extranjera, y BBB+ en moneda local, con perspectiva Negativa, esto ante los desafíos fiscales que ve en las empresas productivas del estado, así como la incertidumbre empresarial que existe.

“La perspectiva sigue siendo negativa, lo que indica el riesgo de que bajemos las calificaciones debido a más pronunciados pasivos contingentes asociados con el manejo de los complejos desafíos fiscales de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), o debido a la incertidumbre en el entorno empresarial que mantendría un débil crecimiento”, destacó la agencia calificadora.

La calificadora destacó que la gestión macroeconómica, que consideró cautelosa, así como un mejor diálogo con Estados Unidos y Canadá, integrantes del TMEC, sobre el fortalecimiento de la resiliencia de la cadena de suministro y los vínculos transfronterizos deberían respaldar la inversión y confianza en México.

No obstante, alertó que la reversión de algunas políticas o la renegociación de algunos contratos en el sector energético, así como un debilitamiento de instituciones como el Banco de México, podrían disminuir la confianza de los inversionistas.

“El revés resultante podría complicar la ejecución de la política, pesar sobre la estabilidad de la política y llevarnos a bajar las calificaciones”, agregó.

La perspectiva de S&P es que México presente un rebote en la economía de 5.8% al cierre de este año, menor al pronóstico de 6.3% que tiene el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Luego de conocerse esta ratificación, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) destacó que estas acciones por parte de todas las agencias calificadoras garantizan un acceso favorable para el sector público y privado a los mercados financieros internacionales y nacionales.

“La agencia destacó que las políticas macroeconómicas prudentes que México ha llevado a cabo respaldan su solvencia crediticia y han mantenido la confianza de los inversionistas y el acceso a los mercados de capitales, incluso durante periodos de adversidad a nivel global”, dijo la dependencia a cargo de Rogelio Ramírez de la O.

ana.martinez@eleconomista.mx

rrg