La calificadora Fitch confirmó la nota soberana de México en “BBB-/perspectiva estable”, al identificar que la deuda pública de México es más moderada que las obligaciones que tienen sus pares de calificación, como India, Chipre, Panamá, Rumania, y el Uruguay.

La nota soberana de México se encuentra en el nivel más bajo del Grado de Inversión desde abril del año 2020, una indicación que favorece el acceso a financiamiento en condiciones más competitivas tanto en plazo como en costo.

La perspectiva estable que tiene la nota soberana de México desde septiembre de 2020,  indica con esta confirmación que no hay riesgo en el corto plazo, de 6 a 12 meses, para un cambio en la nota soberana.

Además, Fitch reiteró su estimación de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de México en 2021 en 5.9% y en 2.8% en 2022.

En el comunicado, los analistas de Fitch admiten que “si las intervenciones poco ortodoxas que han caracterizado a la administración pública de México se generalizan, afectando negativamente las perspectivas de crecimiento sí pueden conducir a una revaluación de la calificación”.

Específicamente reconocen que “la agenda política del presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido la reversión de las reformas que permiten la participación privada en el mercado de energía y electricidad”. Y subrayan que el último ejemplo de esta tendencia ha sido la reforma constitucional que pretende modificar al sector eléctrico.

“Si se aprueba, la reforma dará lugar a una inversión insuficiente en el sector eléctrico y precios no competitivos de la electricidad, además que debilitará la calidad regulatoria de México”.

Si prosperan los cambios propuestos, “la reforma resultará en mayores necesidades de inversión por parte de la Comisión Federal de Electricidad así como mayores costos de generación, lo que podría aumentar la presión sobre las finanzas públicas”

Las implicaciones para las finanzas públicas de la estrategia del gobierno de aliviar la carga fiscal de Pemex, que está altamente endeudada, también limita la calificación soberana, según la agencia.

La perspectiva estable está respaldada por el desempeño relativamente sólido de las finanzas públicas, a pesar de los desafíos a mediano plazo", señaló Fitch en su comunicado.

La agencia resaltó que las finanzas públicas de México continúan mostrando un mejor desempeño que economías similares, registrando una relación deuda pública/PIB muy por debajo de la mediana de países con la misma calificación. Asimismo, los ingresos tributarios se han fortalecido, destacando la recaudación del IVA dada la sólida recuperación económica presentada en el país.

La calificadora destacó que, si bien el Paquete Económico 2022 no vislumbra aumentos en impuestos, existen medidas para incentivar a los pequeños contribuyentes para incorporarse a la formalidad, lo que incrementará la base tributaria.

Además, la calificadora señaló que el avance logrado en el programa de vacunación mitiga los riesgos asociados al desarrollo de la pandemia por Covid-19. Al 16 de noviembre, 84% de la población adulta en el país ya ha recibido al menos una dosis de las vacunas.

En el informe resaltó el manejo proactivo e innovador de la deuda por parte del Gobierno Federal, lo que ha permitido mejorar el perfil de vencimientos de la deuda con un alto porcentaje de denominación en moneda local, lo que reduce el impacto de riesgos externos. Sobre el mediano plazo, la agencia considera que la postura de política fiscal es consistente con una trayectoria estable de la deuda pública, señalo la Secretaría de Hacienda en un comunicado.

ymorales@eleconomista.com.mx

erp