El Fondo Monetario Internacional (FMI) previó que el ambiente de volatilidad observado en estos días en países latinoamericanos permanecerá los próximos meses.

Desde Washington, el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, sugirió a las economías de la región avanzar en la promoción y legislación de reformas estructurales que les permitirán limitar el impacto de choques externos.

En conferencia de prensa en línea, citó las reformas educativa, laboral y fiscal, como claves para garantizar un fortalecimiento del mercado doméstico que flexibiliza la economía interna al incrementar su productividad. Con una economía interna más fuerte, explicó, los países serán más resistentes a la turbulencia internacional.

TAPERING BIEN COMUNICADO

Sobre la persistente normalización en las condiciones de liquidez por parte de la Reserva Federal, dijo que se ha comunicado tal como se había previsto, desde diciembre, lo que fue bien recibido por el mercado.

Consideró que la difusión de estas decisiones ha sido transparente y bien comunicada, en línea con lo anticipado en diciembre.

No obstante, tras comentar que el trabajo del Fondo es preocuparse de los riesgos que pueden presentarse, anticipó que la economía dará seguimiento a la reacción del mercado conforme siga normalizándose la política monetaria.

Sobre el anuncio de la Fed acerca de reducir en otros 10,000 millones de dólares sus compras de activos, el llamado Quantitative ?Easing, comentó que el banco central de aquel país ha logrado desvincular la normalización de las condiciones de liquidez de las tasas de interés.

MÉXICO REVIERTE FRENOS

Werner reconoció que la previsión de crecimiento que tiene el organismo para México muestra una clara recuperación respecto del incremento observado el año pasado, de 1.2% en el 2013 a 3% en este año .

Es una recuperación importante pero sigue siendo moderada , observó.

Sin embargo, evidenció que este repunte será determinante para el de América Latina en su conjunto, región para la que estima el Fondo una expansión de 3% en el 2014, ligeramente arriba de 2.6% que registró el PIB regional el año pasado.

Matizó que desde el último trimestre del año pasado, comenzaron a revertirse en México los factores internos que afectaron la dinámica de crecimiento, como el racionamiento del gas natural en la segunda parte del año, la reducción del gasto público por el inicio de la administración, el freno de proyectos de infraestructura y los frenos de constructoras de vivienda de interés social .

ymorales@eleconomista.com.mx