México lidera el camino entre los países emergentes en el impulso a la infraestructura gracias a las reformas que promueven la transparencia de las adquisiciones de las asociaciones público-privadas, la evaluación de las ofertas y el proceso de licitación.

Según el Centro de Infraestructura Global (GI Hub, por su sigla en inglés), las reformas en México han ayudado a mejorar la adquisición por parte de privados .

Este lunes, el GI Hub, que es el grupo de trabajo en infraestructura G20, presentó su herramienta InfraCompass, cuyo objetivo es ayudar a distribuir más la obra pública de calidad en todo el mundo y crear comunidades más habitables.

El análisis proporciona los datos completos de 49 países en los cuales se identifican las mejores prácticas para los mercados de infraestructura que divide en seis categorías: instituciones y gobernabilidad; marcos normativos y de competencia; permisos, licencias y adquisiciones de terrenos; planificación y selección; compras, y distribución y operaciones.

En la parte de instituciones y gobernabilidad, en el apartado de control de corrupción México obtuvo 0.7 puntos en un rango de -2.5 y 2.5.

No obstante, México mostró un buen desempeño en lo que se refiere a compras, donde obtuvo 87 puntos de 100. Esto lo coloca junto a Austria, Dinamarca, Australia, Sudáfrica y Vietnam como uno de los países líderes en esta categoría, mientras que en la de planificación y selección, donde obtuvo 75 puntos, comparte los primeros puestos con el Reino Unido, Corea, Canadá, Sudáfrica y Kenia.

Chris Heathcote, CEO de GI Hub, precisó que el enfoque de México en cuanto a mejorar la contratación pública, impulsaría su mercado de infraestructura.

Desbloquear la inversión del sector privado es clave para ofrecer más infraestructura pública , aseveró.