A tres años de su implementación, la reforma hacendaria ha logrado avances en el cumplimiento de sus objetivos, entre ellos aumentar los ingresos del sector público y reducir la dependencia de las finanzas públicas del petróleo.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) destacó que los cambios en la política tributaria que entraron en vigor el 1 de enero del 2014, también redujeron la informalidad y la evasión, eliminó privilegios fiscales e introdujo impuestos con responsabilidad social.

En su análisis Evaluación ex post de la reforma hacendaria 2014 , el órgano de apoyo al trabajo legislativo de la Cámara de Diputados evalúa las modificaciones efectuadas a la normatividad fiscal y sus efectos en el desempeño de los ingresos públicos.

Detalló que los ingresos presupuestarios aumentaron significativamente, en la Cuenta Pública del 2013 se reportó que los ingresos del sector público ascendieron a 3.8 billones de pesos, y para el 2015 se recaudaron 4.3billones de pesos, es decir, un crecimiento en términos reales de 4.1 por ciento.

Este comportamiento apoyó el financiamiento del presupuesto público, en un contexto de alza del costo financiero, por el incremento de las tasas de interés, la caída de la plataforma de producción de petróleo y la disminución de los precios internacionales del petróleo.

Mencionó que el alza en los ingresos se explica por el desempeño en la recaudación de los impuestos sobre la Renta (ISR), al Valor Agregado (IVA) y Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

Explicó que aumentaron los pagos definitivos de las empresas y personas físicas, debido al incremento tanto en el número de contribuyentes, como de los montos pagados.

Respecto a la captación del IVA, afirmó que el crecimiento del consumo privado generó una mayor contribución, mientras que los nuevos conceptos del IEPS, aunque se propusieron con un fin distinto a la recaudación, también aportaron recursos adicionales al Estado.

El CEFP aseveró que la reforma hacendaria logró el objetivo de reducir la dependencia de las finanzas públicas del petróleo, pues la participación de los ingresos petroleros en el total de los ingresos públicos se redujo entre 2013 y 2015, al pasar de 35.4 a 19.8 por ciento.

Afirmó que la instrumentación de la reforma hacendaria cambió la estructura de los ingresos del sector público, ya que se fortaleció la recaudación a través del incremento de los ingresos tributarios, los cuales en el 2015 alcanzaron un máximo histórico, al representar 55.5 por ciento de los ingresos totales.

El órgano de apoyo al trabajo legislativo indicó que con la reforma hacendaria también se avanzó en el objetivo de reducir la informalidad y la evasión fiscal, a través de simplificar el pago de impuestos y establecer mecanismos de formalización accesibles para todos.