La estimación oportuna del Producto Interno Bruto (PIB) para el tercer trimestre de 2020 arrojará un dato positivo respecto del segundo cuarto, un rebote histórico que, sin embargo, no tendrá fuerza para contrarrestar la aguda caída que provocó el choque del Covid-19, advirtieron analistas de Banco Base, BNP Paribás y Barclays.

A unas horas de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) divulgue su estimación oportuna del PIB al periodo julio- septiembre, los estrategas prevén que el comparativo trimestral será positivo y fluctuará entre 11.3%, anticipado por Banco Base, al 12.6% proyectado por Barclays o 13% estimado por BNP Paribás.

Un desempeño que claramente será resultado de la reapertura de algunas actividades económicas, refirió el economista en jefe para México de BNP Paribas, Joel Virgen.

“Cualitativamente hay un indicio claro de recuperación gradual en el tercer trimestre, que es incorpora un incremento de la movilidad que debería ayudar a tener tasas positivas entre julio y octubre”, refirió desde Nueva York, Joel Virgen.

Gabriela Siller, directora de análisis económico en Banco Base y Marco Oviedo, jefe de research para América Latina en Barclays, subrayan que el crecimiento trimestral reflejará el rebote estadístico por la profundidad de la contracción del trimestre previo.

“Un incremento trimestral de 11.3% que aún siendo un máximo histórico, resultará insuficiente para resarcir el impacto del choque recibido con el cierre de la actividad en el segundo trimestre, que condujo a una aguda caída también sin precedente”, aseveró Siller.

Aparte, también desde Wall Street, Marco Oviedo explica que pese al rebote natural de la actividad económica, queda el choque de demanda derivada del distanciamiento social y la resultante de la caída en el empleo.

Recuperación en “U”, con riesgo de doble caída

La estratega de Banco Base precisó que el dato del PIB en el tercer trimestre se confirmará que no tendremos una recuperación en forma de “V” sino en forma de “U”.

Siller destacó que si no se materializa un estímulo fiscal como el recomendado desde meses atrás por analistas y subrayado recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI), “el riesgo es que la trayectoria de recuperación tendrá una forma de “W” que retratará la crisis sanitaria de la pandemia y el efecto rebote del 2020”.

El estratega de Barclays argumenta que, producto de la reapertura parcial de las actividades se presentó un rebote que sin embargo no muestra la fotografía completa de las condiciones económicas.

“La gente aún no regresa a su vida normal; no viaja, no va a restaurantes, no sale al cine y muchos han perdido el empleo. Y como ha bajado el ingreso, tanto los consumidores como los inversionistas se encuentran cautelosos en sus decisiones”, refirió.

Mientras no haya una solución al menos razonable, como un menor ritmo de contagios, o con la expectativa de una vacuna, no habrá un retorno sostenido a las condiciones previas de crecimiento.

Sin cambio en pronósticos

Los estrategas de Banco Base y Barclays mantendrán sin cambio sus pronósticos de crecimiento para todo el año 2020, que es de una caída de 9% y de 8.8% respectivamente.

Mientras el economista de BNP Paribás reconoce que hay riesgo de un ajuste en su proyección de un desplome de 11% anual, esto a partir de incorporar los datos del nuevo indicador del Inegi, el Indicador Oportuno de la Actividad Económica que confirma un rebote estadístico más alto.  Sin embargo, matiza que el ajuste le llevará a una previsión de una caída aún de doble dígito.

La estimación oportuna del PIB al tercer trimestre del año del Gran Confinamiento, será divulgada a las 6 de la mañana de este viernes 30 de octubre.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg