El Fondo Monetario Internacional (FMI) propone a México desarrollar un plan de recuperación económica agresivo a partir de una trayectoria sostenible de endeudamiento. Una sugerencia que no traerá desorden en las finanzas públicas ni tendrá un impacto nocivo para el país, consideró el Subdirector de Investigación Económica en Finamex, Casa de Bolsa, Víctor Gómez Ayala.

El estratega explicó que el documento de trabajo divulgado por el FMI, titulado México necesita un giro fiscal: mucho más que responder al Covid-19, destacó la propuesta del Fondo para que la autoridad otorgue un impulso fiscal de entre 2.5 y 3% del PIB, dirigido a empresas y trabajadores del sector informal.

Para conseguirlo, puede aprovechar el acceso al mercado que tiene México para un plazo largo que no comprometerá a las finanzas públicas tal como lo plantea el organismo, refirió.

“Si no se otorga un estímulo mayor, localizado para el sector informal, el riesgo que se corre es exactamente el que ha querido evitar el gobierno actual: tendremos un impacto más duradero del choque en la economía que terminará por afectar a las finanzas públicas”, aseveró.

El experto dijo que sí hay una relación entre la profundidad de la caída del PIB con un estímulo fiscal más agresivo que el aplicado por México, estimado por el FMI en 0.70% del PIB.

“¡Estamos en medio de una pandemia, la primera en 100 años! Y por supuesto se necesita una respuesta contracíclica que acelere la recuperación y evite que pasen cuatro años para regresar a los niveles económicos pre crisis. El Fondo Monetario nos está sugiriendo un plan de estímulo con una trayectoria sostenible de endeudamiento”, consignó.

Cimentar recuperación de largo plazo

El analista explicó que la medida de la deuda pública contra el PIB, es la forma más clara para identificar la capacidad de pago de la economía. El FMI estima que este año, tras la contracción económica y con la depreciación cambiaria, la razón de deuda contra PIB representará 56.7% del Producto.

“Es un falso dilema pensar que el impulso contracíclico afectara a las finanzas públicas. La deuda en razón del PIB es la capacidad de pago que tiene el país para cubrir el monto de obligaciones. Y esa seguirá creciendo si no conseguimos que la economía repunte con fuerza”, sostuvo.

La propuesta del FMI se basa en tres factores: aprovechar canales de integración con Estados Unidos, atender los efectos de la pandemia en las regiones donde ha sido más severa y considerar el apoyo en los segmentos donde ha sido más agresivo el choque, como el de turismo. Propone entonces un estímulo contracíclico cauteloso, consideró.

“Si leemos superficialmente la propuesta del FMI, diríamos: está recomendando que nos endeudemos. Pero el FMI nos otorga primero un análisis regional de la pandemia en el documento de trabajo Una perspectiva a nivel estatal sobre el Covid-19 y sus consecuencias económicas para México (reportado por El Economista) y una solución consistente con el objetivo de aumentar el crecimiento y reducir el endeudamiento.

Estímulo fiscal y recuperación

El Fondo Monetario nos está proponiendo un impulso menos agresivo que el de países como Perú, quien otorgó un estímulo fiscal de 10 puntos del PIB. Para México, el FMI calcula que con una tercera parte del otorgado por las autoridades del Perú, podríamos tener una recuperación más rápida y sostenible. Y nos dice además que la clave está en la eficiencia del gasto. De ningún modo puede pensarse que habrá desórdenes de las finanzas públicas como en los ochenta.

Para el estratega no es casual que este documento del FMI y el reportado previamente por El Economista, se estén lanzando a escasos días de que el organismo entregue las conclusiones a la revisión anual Artículo IV de México, esperado para los primeros días de noviembre. Claramente están preparando el terreno para las recomendaciones que darán y que están relacionadas con la revisión de medio término de la Línea de Crédito Flexible.

ymorales@eleconomista.com.mx