El pleno de la Comisión Permanente del Congreso prevé ratificar hoy los nombramientos hechos por el presidente Enrique Peña Nieto para ocupar nueve cargos en el Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Luego de que los nueve propuestos comparecieron ante la Tercera Comisión Permanente, senadores y diputados aprobaron los dictámenes de ratificación, que serán discutidos hoy en el pleno.

El dictamen de nombramiento de Irene Espinosa Cantellano como integrante de la Junta de Gobierno del Banxico fue avalado por 10 votos a favor, uno en contra y cuatro abstenciones. En tanto que el de los ocho funcionarios de la SHCP fue aprobado por 10 votos a favor, cuatro abstenciones y uno en contra.

Se avaló el nombramiento de Miguel Messmacher Linartas, como subsecretario de Hacienda y Crédito Público; Alberto Torres García como subsecretario de Ingresos, y Luis Octavio Alvarado Contreras como tesorero de la Federación.

Como titular de la Unidad de Crédito Público, Juan Pablo Newman Aguilar; como titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas, José Manuel Loftfe Soto, y como administrador general de Aduanas, del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Francisco Xavier Gil Leyva Zambada.

Asimismo, Leopoldo Carrillo Werring fue ratificado como administrador general de Auditoría Fiscal Federal del SAT y Adrián Guarneros Tapia como administrador general de Recaudación, del SAT.

En su exposición, Irene Espinosa Cantellano afirmó que la economía mexicana enfrentará retos importantes en el 2018, como dar seguimiento a la reforma fiscal en Estados Unidos, la renegociación del TLCAN y regulación a los nuevos instrumentos financieros que han surgido, como las llamadas criptomonedas.

La virtual integrante de la Junta de Gobierno del Banxico dijo que la economía mexicana está preparada para enfrentar tanto los choques internos como externos.

Por su parte, el virtual subsecretario de Hacienda, Miguel Messmacher, destacó que cualquier reforma que se desee hacer en el Congreso para ajustar con la reforma fiscal de Estados Unidos, “se va a tener que compensar, ya sea con recorte de gasto o con aumento de otros impuestos o eliminar otras deducibilidades, va a ser una decisión compleja”, afirmó.