Puerto Rico presentó un plan a sus acreedores en el que les pide que acepten un profundo descuento sobre su deuda una quita de cerca de 45% , informaron dos fuentes con conocimiento de la situación.

La isla caribeña entró en moratoria de pagos de una deuda estimada en más de 72,000 millones de dólares, incluidos 9,000 millones de dólares de su empresa pública de electricidad, y enfrenta una tasa de desempleo superior a 12 por ciento.

El plan para un posible descuento involucra el canje de cuatro tramos de deuda en dos nuevos bonos con estructuras diferentes.

Las quitas sobre la deuda serían diferentes según qué bono se intercambia y reflejaría las operaciones vigentes de esas notas, sostuvieron las fuentes. Los bonos de obligaciones generales recibirían el mejor tratamiento, seguidos de los papeles Cofina, los Cofina subordinados y luego otros tipos de deuda que son respaldados por ingresos tributarios.

Rescate urgente para la isla

Hace unos días, un grupo de 46 senadores demócratas e independientes de Estados Unidos pidió al líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, una acción legislativa urgente para dotar a Puerto Rico de las herramientas que le permitan salir de su crisis fiscal y económica.

La legislación de reestructuración no costaría al gobierno federal un solo centavo y sería un ahorro para los contribuyentes estadounidenses de lo que es el creciente costo de la inacción , expusieron en una misiva encabezada por el líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid.

Después de haber incumplido el pago de su deuda en diciembre, la isla debe pagar 469 millones de dólares en mayo a sus tenedores de bonos municipales y otros 1,900 millones de dólares en julio.

Si Puerto Rico continúa por el actual camino, probablemente habrá más litigación, más turbulencia fiscal y económica, degradación de los servicios financieros y más migración a EU , advirtieron los senadores.