La subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, Victoria Nuland, expresó su confianza de que El Salvador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) completen un acuerdo de financiamiento, en medio de dudas por la reciente ley que adopta al bitcoin como moneda de curso legal en el país centroamericano.

Nuland, quien en la víspera se reunió con el presidente salvadoreño Nayib Bukele, señaló en la noche que Washington está muy interesado en ayudar para finalizar satisfactoriamente las negociaciones de un crédito basado en mejores prácticas fiscales.

No obstante, el futuro del acuerdo con el FMI generó preocupación, luego de que El Salvador se convirtiera en el primer país en el mundo en adoptar a la criptomoneda bitcoin como moneda de curso legal.

Por su parte, el FMI expresó hace unos días que tiene una serie de preocupaciones económicas y legales respecto de la decisión de la nación centroamericana de hacer del bitcoin una moneda legal paralela.

“Estamos muy interesados en ayudar a El Salvador a que logre completar ese acuerdo con el FMI y sabemos que están ellos mismos sosteniendo conversaciones sobre el tema del bitcoin”, comentó Nuland en conferencia de prensa, al finalizar una gira que también incluyó Paraguay y Panamá.

Por su parte, El Salvador está en conversaciones con el FMI para un programa de casi 1,000 millones de dólares.

La ley de la nación centroamericana significa que el bitcoin estará en igualdad de condiciones con el dólar, su moneda oficial desde hace 20 años.

“Lo que sea que decida hacer El Salvador con respecto a este tema, lo importante es que se garantice que sea bien regulado, que sea transparente, que sea responsable y que se protejan de los actores malignos”, agregó la funcionaria estadounidense.

Alza salarial

Por otra parte, el presidente de El Salvador propuso un incremento de 20% al salario mínimo, desde agosto, para enfrentar las presiones inflacionarias mundiales asociadas a medidas de reactivación económica adoptadas por varias naciones para superar la crisis dejada por la pandemia del coronavirus.

Nayib Bukele expresó el jueves en un mensaje divulgado en redes sociales que ese aumento aún debe ser aprobado por su gobierno y los sectores patronal y de los trabajadores que conforman el Consejo Nacional del Salario Mínimo, el cual ronda 250 dólares y que es diferente para cada categoría profesional.