El peso mexicano, de mantenerse en los niveles actuales alcanzados, cerca de los 18.80 pesos, por un largo periodo, podría afectar a la economía real a través del aumento de precios de los productos de la canasta básica, coincidieron analistas del medio financiero.

En estos momentos, el tipo de cambio peso-dólar no ha contaminado los precios de los productos que componen la canasta básica; sin embargo, en un futuro no muy lejano podríamos ver presiones inflacionarias por efecto de la paridad cambiaria , dijo James Salazar, analista senior de CIBanco.

El especialista dijo que el principal riesgo de mantener un tipo de cambio alto es cuando los salarios reales comiencen a verse mermados, afectando el consumo, y con ello una menor demanda agregada.

El tipo de cambio, contra todos los pronósticos, finalizó en un precio de 18.7950 pesos en operaciones al mayoreo; frente al cierre de las negociaciones previas (18.4010 pesos), resultó una depreciación de 2.14%, afectado principalmente por la caída del precio del petróleo.

En tanto, las cotizaciones al menudeo (ventanilla bancos) alcanzaron un precio de 19 pesos por billete verde, es decir 25 centavos por arriba de los niveles registrados en víspera.

Es importante destacar que el banco central subastó un monto total de 400 millones de dólares, los cuales fueron vendidos sin problema alguno, en un esfuerzo por brindarle liquidez al mercado cambiario, a fin de reducir las presiones en el peso.

Petróleo, a la baja

El crudo de referencia de Estados Unidos, West Texas Intermediate (WTI), cerró con un ajuste a la baja de 3.88%, a 29.69 dólares por barril, derivado de la falta de un acuerdo entre los primeros ministros de petróleo de Venezuela y Arabia Saudita, que se reunieron este fin de semana.

Además, en el mercado petrolero existieron declaraciones de un importante comprador de crudo, el cual dijo que en los próximos 10 años los precios se mantendrán bajos, es decir, fluctuarían entre 30 y 40 dólares por barril.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, comentó que resulta evidente que el tipo de cambio encuentra un nivel de resistencia clave en los 18.80 pesos, el cual podría ser superado en los próximos días, si el WTI se coloca en forma sostenida por debajo de los 30 dólares por barril.

Agregó es posible que en las próximas semanas se alcance el pronóstico de 19 pesos por dólar, debido al nivel de volatilidad y nerviosismo que existe en el mercado de cambios.

Por su parte, el subdirector de Mercados Financieros de Banco Santander, Salvador Orozco Peña, destacó que el escenario para el peso mexicano seguirá siendo complicado para este primer trimestre, debido a la existencia de factores de riesgo como la política monetaria de EU, el proceso de cambio estructural de China y la caída del petróleo.