La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, considera que si el empleo de hombres y mujeres fuera igual, “las economías serían más resilientes y el crecimiento económico sería mayor”.

Acabar con la brecha de género en el mercado laboral supondría un estímulo de 35% de media para la economía de aquellos países con mayores desigualdades, según señaló Lagarde, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer.

“Nuestras nuevas estimaciones señalan que, para la mitad inferior en términos de desigualdad de género de los países de nuestra muestra, cerrar la brecha de género en el empleo podría incrementar el PIB 35% de media”, defendió la exministra francesa de Finanzas.

En este sentido, Lagarde precisó que entre 7 y 8 puntos porcentuales del PIB corresponderían a ganancias de productividad relacionadas con la diversidad de género, añadiendo que la incorporación de una mujer a la dirección o el consejo de una empresa, manteniendo sin cambios el número de miembros, está asociada con un aumento de entre 8 y 13 puntos básicos de la rentabilidad de los activos de una firma.

Si el empleo de hombres y mujeres fuera igual, “las economías serían más resilientes y el crecimiento económico sería mayor”, ha afirmado Lagarde, añadiendo que si los bancos y supervisores financieros incrementaran la proporción de mujeres en posiciones senior, “el sector bancario sería más estable también”, apostilló la directora del FMI.