La agencia calificadora Moody’s ve en la nueva variante Ómicron de Covid-19, detectada en los últimos días, un nuevo riesgo para la economía a nivel mundial, así como para los niveles de inflación.

En un comentario, la agencia subrayó que las preocupaciones por esta variante del coronavirus han orillado a que varios países implementen nuevas restricciones de viaje, y prevé que esto incremente en las próximas semanas hasta que se dé una mayor información sobre Ómicron y los riesgos para la salud de la población.

El descubrimiento de Ómicron subraya nuestra opinión de que la pandemia de Covid-19 sigue siendo una amenaza para la salud, así como la principal fuente de incertidumbre para la economía global y un impulsor de la volatilidad del mercado financiero”, agregó.

La calificadora indicó que la nueva variante “parece haber sido identificada de manera temprana”, por lo cual hay espacio para que se tomen políticas para evitar su propagación; sin embargo, recordó que aún no se tienen datos sobre si Ómicron es más transmisible, grave, y si las vacunas que ya han sido proporcionadas a la población pueden hacerle frente.

“Los países con un suministro asegurado de vacunas y sistemas de administración eficaces, y altos niveles de aceptación de la vacuna por parte del público, seguirán estando mejor posicionados”, destacó Moody's.

En tanto, alertó que las economías más afectadas serán aquellas con menores tasas de vacunación, una mayor dependencia al turismo y que tengan menor capacidad para ofrecer a la población apoyo adicional a través de la política fiscal y monetaria para para contrarrestar el impacto en el crecimiento del resurgimiento de las infecciones.

Ante este panorama, Moody’s precisó que mantendría sin cambios su perspectiva de crecimiento y las calificaciones a los países debido a que la información que se tiene sobre esta variante y las acciones de política tomadas a la fecha, no dan lugar para realizar cambios importantes a las proyecciones en este momento. 

kg