México ya presenta señales de recesión o por lo menos se encuentra muy cerca de ella, así lo indicó Manuel Sánchez González, ex subgobernador del Banco de México (Banxico), quien dijo que esto se debe a un bajo desempeño tanto en la parte del consumo como en la de la inversión de los últimos meses.

Durante su conferencia magistral “Economía mexicana: desafíos en un entorno global”, organizada por el Banco Inmobiliario Mexicano, Sánchez González explicó que técnicamente se habla de recesión cuando se contrae por dos trimestres consecutivos la actividad económica del país.

“Los indicadores más o menos oportunos del segundo trimestre sugieren que la tendencia de desaceleración no parece haberse corregido, de manera que yo me atrevería a especular que durante el primer semestre ya México presentó una situación de recesión (...) y si no es una recesión, estamos muy cerca de ella”, expresó el economista ante participantes de la industria inmobiliaria.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Producto Interno Bruto del primer trimestre del año cayó 0.2% respecto a los últimos tres meses del 2018. En este contexto, Sánchez González explicó que los datos que se vislumbran del segundo trimestre del año arrojan que la situación parece no haberse corregido, por lo que ya se estaría en una recesión.

“Es muy elevada la posibilidad,  está muy cerca el riesgo de una recesión y parece que lo que más está influyendo es la incertidumbre en general”, abundó al ser cuestionado al respecto.

Sánchez González, quien fue subgobernador del banco central del 2009 al 2016, añadió que en la incertidumbre que impide un mayor dinamismo económico del país, hay riesgos internos relacionados con los primeros meses de la actual administración.

“Tenemos riesgos internos que tienen que ver con la incertidumbre respecto a las nuevas reglas del juego del nuevo gobierno”, declaró a los medios de comunicación.

“Esto significa —añadió— que esta administración debe poner de su parte grandes esfuerzos para enfocarse en recuperar la confianza del consumidor y del inversionista, que ahorita parece estar relativamente dañadas”.

Desaceleración desde el 2015

El ex subgobernador recordó que la desaceleración económica viene desde el 2015, cuando comenzó la incertidumbre por las elecciones de Estados Unidos; sin embargo, se ha acentuado en estos primeros seis meses del año, por lo que el principal reto para el actual gobierno es recuperar la confianza del consumidor y generar mayor inversión.

“La principal tarea del actual gobierno sería hacer un macroesfuerzo para recuperar la confianza del consumidor y traer la mayor cantidad de nuevos proyectos”, declaró.

Sánchez González destacó que el gobierno debe apostar por la inversión privada, pues ésta es factor clave para darle sostenibilidad a la economía. “Debe priorizar lo más importante, lo que le da más kilometraje a la economía, no que le dé un empujón de seis meses, sino una mayor capacidad para un crecimiento sostenido y eso es la inversión privada”.

Comentó que la inversión privada puede detonarse siempre y cuando se dé certidumbre a los inversionistas de que las reglas no cambiarán en un futuro.

No es lo mismo que una crisis

El economista expuso que si bien se puede hablar de una recesión, no se está en un contexto de una grave crisis, tal y como sucedió en 1995 o en la del 2008, pues en la actualidad México cuenta con fortalezas como la solidez del sistema financiero y su política fiscal y monetaria.

“Los fundamentos hay que cuidarlos, es decir, el sistema financiero, la política fiscal y la política monetaria están ahí para evitar una crisis, una estampida”, concluyó.