Los precios en la Zona Euro descendieron 0.2% en agosto, tras haber registrado en julio un incremento de 0.4%, según la tasa anual de inflación publicada por la oficina de estadística comunitaria, Eurostat, que confirma su primera estimación del 1 de septiembre.

En el octavo mes del 2019, el indicador se ubicó en 1% en los 19 países que comparten la moneda única.

En cuanto a la tasa interanual de inflación en el conjunto de la Unión Europea (UE), se ubicó en 0.4% durante agosto del 2020, lo que supuso un descenso frente a 0.9% anotado en julio.

En agosto del año pasado, la tasa en los 27 fue de 1.4 por ciento.

Por países, las mayores caídas de los precios en agosto se produjeron en Chipre (-2.9%), Grecia (- 2.3%) y Estonia (-1.3 por ciento).

En España, los precios cayeron 0.6% en agosto, tras haber retrocedido 0.7% en julio y 0.3% en junio.

En contraste, la tasa anual de inflación experimentó los mayores incrementos en Hungría (4%), Polonia (3.7%) y la República Checa (3.5 por ciento).

En el octavo mes de 2020, las mayores contribuciones a la inflación en la eurozona las generaron los alimentos, el alcohol y el tabaco (0.33 puntos porcentuales más) y los servicios (avance de 0.30 puntos porcentuales).

Los bienes industriales no energéticos retrocedieron 0.03 puntos porcentuales y la energía cayó 0.77 puntos porcentuales.

Fondo de recuperación

La Comisión Europea (CE) instó a los países de la Unión Europea a destinar las ayudas del fondo de recuperación tras la pandemia a impulsar las energías renovables, eficiencia energética en edificios, transporte limpio, el despliegue de banda ancha de Internet o la educación profesional.

Los gobiernos deberán en todo caso respetar las recomendaciones económicas que Bruselas les hace cada año, en particular las del 2019 y el 2020.

El ejecutivo comunitario publicó recomendaciones sobre cómo solicitar y utilizar los 672,500 millones de euros del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el principal pilar del fondo de recuperación de 750,000 millones de euros aprobado en julio para ayudar a los países a paliar el golpe económico de la pandemia de Covid-19.

Para obtener el dinero, los países tendrán que presentar Planes de Recuperación y Resiliencia que reciban el visto bueno de la Comisión y los Estados miembros.